Ángel Muñoz: “Las Angustias necesita un revulsivo, tenemos menos de 200 nazarenos en el cortejo”


Angustias
Ángel Muñoz./Foto: BJ

“Nos estamos convirtiendo en una cofradía pequeña”, es una de sus afirmaciones. Al hilo de ella, uno de los dos candidatos a dirigir la hermandad de las Angustias, Ángel Muñoz, señala que “puede que llegue un momento en que se le tengan que entregar las llaves de la cofradía al Obispado”. Sin paños calientes, franco, directo y con fuertes cargas de realismo, Muñoz asegura que su padre no le dejó propiedades, pero sí principios. Por ello, este experimentado cofrade insiste en que no tiene compromisos que le impidan tomar las medidas que sean precisas para revertir la dinámica de una cofradía que, acercándose al medio siglo de historia, pasa -a su juicio- por un momento crucial.

-¿Qué le lleva a presentarse a hermano mayor?

Angustias
Ángel Muñoz./Foto: BJ

-Después de estar cuatro años en junta de gobierno, ver lo que hay que hacer y la situación en la que está la cofradía, creo que necesitamos un revulsivo, darle otro ambiente. En el sentido de que una cofradía como esta, después de 461 años, tengamos menos de 200 nazarenos en el cortejo, cuando hemos tenido más de 500, necesita un revulsivo.

-En este tiempo ha estado en la junta de gobierno, cómo cree que puede cambiar esa dinámica.

-Es cierto que Rafa (Fernández) cuando entró con mucha contra y, exactamente, no sé por qué. Pero después de estos cuatro años me he dado cuenta de que hay posibilidades y lo que hay que hacer es moverse, trabajar. Voy a intentar subir el número de nazarenos cómo sea.

-¿Por qué ese descenso?

-La gente se lo achaca a muchas cosas. Venimos de un paseíto -como se decía antiguamente- de San Pablo a Tendillas y vuelta a San Pablo. La excusa de la crisis, también ha sido motivo para que deje de salir gente en la cofradía. Pero vemos a otras cofradías que han aumentado exponencialmente su número de nazarenos. Tenemos a familias completas que salían y no pueden elevar más el gasto en casa y dejan de salir. De los cinco o seis últimos hermanos mayores, excepto uno sin contar a Rafa porque actualmente está en el cargo, el resto ya no sale en el cortejo. De hecho, hay alguno que se ha dado de baja de la hermandad. En vez de sumar restamos, si la hermandad no va como a mi me gusta, desaparezco cuatro años. Entonces, nos estamos convirtiendo en una cofradía pequeña.

Hay otra gente que dice que el cambio de sede ha sido fundamental. Conozco el barrio (San Agustín) porque mi madre vivía allí y nació allí. Y ya no es el mismo. Esa gente que era de las Angustias en los años 40 y 50 o son muy mayores o han fallecido. Y los que viven allí no tienen porque tener arraigo con la cofradía. De hecho, San Agustín sale en prensa por los ocupas que por otra cosa. Esa serie de circunstancias han hecho que la cofradía llegue un momento en que, me he planteado que con la edad que tengo es posible que se le tengan que entregar las llaves al Obispado, en un momento dado. Porque económicamente la cofradía está asfixiada; estamos hipotecados por una casa (de hermandad) que no tiene funcionalidad para nosotros; tenemos, aparte, una nave para guardar pasos y enseres de la cofradía; el horario que tenía la iglesia -ahora gracias a Dios ha cambiado un poco con la Ruta de las Fernandinas- era el que era y, para poder ver a las imágenes, casi había que pedir una instancia. Y tampoco pierde nazarenos por el cambio de estilo musical, se estaba desangrando desde muchos años antes.

-Eso último suscitó mucha polémica.

-El hecho de poner a la cofradía fúnebre, en estos últimos años, no ha ayudado absolutamente nada. Y me lo ha dicho mucha gente. La cofradía Angustias no ha sido fúnebre nunca. Ser una copia de Santa Marta, que es lo que se ha intentado hacer en esta casa, creo que no nos ha beneficiado. El balance es muy positivo. Yo por ganar unos votos no cambio de principios y si salgo de hermano mayor no voy a cambiar de banda, ni de vestidor y uno de los cuatro que iban conmigo será el capataz. Ni la música ni quien toque el martillo debe ser primordial.

-¿Se plantea regresar a San Pablo?

-Yo no he cerrado nunca esa puerta. Si salgo de hermano mayor es una cosa que plantearé seriamente a los hermanos. Estamos muy limitados, tanto de espacio como del barrio que nos acompaña, además del horario de ocho horas que tenemos. Nunca me negaré, si los hermanos quieren y vemos que es posible, volver a San Pablo.

-Para recuperar nazarenos, qué más hay que hacer.

-Una de las opciones es hablar con la Agrupación de Cofradías e intentar acortar el recorrido. Adelantar la hora de salida, creo que nos vendría bien. Además, plantearemos descuentos en las papeletas de sitio a aquellas familias que participan en la estación de penitencia con varios miembros. Dar algún tipo de aliciente a las familias. La posibilidad de incluir en la cuota anual la papeleta de sitio. Es una valoración que tenemos que hacer con los hermanos. Aparte de solicitar una cruz de mayo (dependiendo del sitio) y caseta de feria.

-Ha hablado de una situación financiera complicada ¿De dónde viene?

-Parece reiterativo, pero desde el traslado a San Agustín. Hay que tener en cuenta que el gasto de las Angustias era casi nulo. Aquí no. Tenemos una hipoteca y una nave, que ahora no se paga, pero que se ha pagado. Debemos minimizar gastos y una posibilidad es volver a San Pablo. Financieramente la hermandad no da más de sí y hay que hacer cosas.

-En el apartado de Caridad, por ejemplo, qué proyectos tiene.

-Tengo una Rectoría de Caridad, que la voy potenciar mucho. Para ello tengo a una persona, que proviene de las Angustias de Priego de Córdoba y vamos a extrapolar proyectos que están haciendo allí, que aquí van a ser muy novedosos. Nos puede dar un auge en ese apartado. La caridad no es que llegue Navidad y se den unos cuantos kilos de comida. Hay que ver cuáles son las necesidades de la gente. Y tiene que ser recíproco, el barrio también tiene que mirar a la hermandad, porque hasta ahora no le ha aportado absolutamente nada. Tiene que haber un diálogo.

-Hubo representantes vecinales que, en su momento, defendieron de forma vehemente el regreso de las Angustias ¿En qué quedó?

-Quedó en 43 votos en contra de la candidatura de Rafael Fernández. De los cuales, la mayoría estaban exentos de pago -cuando entramos en la junta- y desde entonces no se ha vuelto a saber nada más de ellos. No me pueden decir, por tanto, que haya una cofradía arraigada a un barrio.

-Si gana las elecciones, qué es lo primero que va a hacer como hermano mayor de las Angustias.

-Necesito urgentemente cómo vamos a incrementar el número de nazarenos. Necesito ideas rápidas, concisas y fáciles de explicar para que en el primer cabildo que se pueda montar, que sería en el año 2020, aprobarlas y ponerlas en práctica.

1 Comentario

  1. Una entrevista verdaderamente hilarante. Ojalá este subproducto del currismo llegue a hermano mayor. Para la hermandad va a ser una catástrofe pero reirnos nos vamos a reir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here