La Córdoba cofrade despide a fray Ricardo


Entierro de fray Ricardo. /Foto: JC
Entierro de fray Ricardo. /Foto: JC

Numerosos hermanos mayores, infinidad de cofrades apretados en las naves de la iglesia de Capuchinos, los bacalaos de sus hermandades más cercanas y un puñado de marchas interpretadas por un quinteto de viento de la banda de la Esperanza fueron la nota cofrade y sentida en el funeral por fray Ricardo, oficiado esta mañana por el provincial de los capuchinos y concelebrada por al menos dos decenas de hermanos en el sacerdocio.

Las hermandades de capa blanca y las de negro, las de la capital y las de fuera de la provincia, se han dado cita para despedir al protagonista más destacado en la historia de la Semana Santa cordobesa durante el último medio siglo, tanto como sacerdote y predicador como diseñador y alentador de proyectos con la finalidad de revitalizar una religiosidad popular que estaba de capa caída desde los tiempos del postconcilio vaticano.

La muerte de fray Ricardo de Córdoba, a los 72 años de edad, ha aflorado en sólo unas horas la ingente labor realizada por este capuchino por unos y por otros. Algunos detalles sí eran públicos y conocidos, pero otros han estados reservados por la discreción y ahora sus protagonistas desvelan la grandeza de este fraile infatigable en todo aquello que se le pidiera.

A la misma hora en que en la Catedral de Sevilla se coronaba canónicamente a la Virgen de los Ángeles, a la que estuvo tan estrechamente vinculado, el silencio se adueñaba de la plaza de Capuchinos cuando llevaban los restos mortales de fray Ricardo rodeados de numerosas coronas de flores de su familia, sus amigos y de aquellas hermandades que siempre estarán en deuda con él. 

Fray Ricardo ha hecho historia en una Córdoba a la que llevó por apellido y que en esta mañana lo ha despedido con mucho dolor en la iglesia y en la plaza donde él, con su hábito capuchino, se había convertido en un elemento imprescindible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here