Rendidos a las bandas de Málaga


bandas
Cristo del Mar./Foto: Luis A. Navarro

Mientras la hermandad del Buen Suceso continúa experimentando un sólido crecimiento, la del Císter se halla consolidada como uno de los referentes del Martes Santo cordobés. Y ambas corporaciones cuentan, además, con dos bandas de cornetas y tambores de reconocido prestigio, que han dejado su impronta y una calidad sobresaliente, que ha rendido a los aficionados al género.

En el caso de la hermandad de San Andrés, Cristo del Mar ponía sus sones -por segundo año- al misterio de Nuestro Padre Jesús del Buen Suceso. Con un importante repertorio propio, la formación de Vélez-Málaga deslumbró por su calidad interpretativa, al nivel de las mejores bandas del género. Y es que, si en 2018 las sensaciones fueron inmejorables, este año la formación costasoleña ha subido un escalón más cuando se antojaba difícil.

Por su parte, la hermandad del Císter estrenaba el andar de su misterio con las cornetas del Cautivo de Málaga. Si en el concierto que, justo antes del comienzo de la Cuaresma, la formación ofrecía en el Santo Ángel causaba sensación, en la estación de penitencia de la cofradía de Capuchinos refrendó lo que se esperaba, a una de las grandes bandas de la geografía andaluza. El acierto de la corporación que dirige Carlos Olivares ha sido pleno y hay banda para rato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here