El Descendimiento y el Sepulcro ‘salvan’ el Viernes Santo


Banda de música Maestro Enrique Galán, tras el palio del Buen Fin./Foto: Jesús Caparrós
Banda de música Maestro Enrique Galán, tras el palio del Buen Fin./Foto: Jesús Caparrós
Público esperando la salida del Descendimiento./Foto: Luis A. Navarro

Hace dos semanas los ya famosos modelos meteorológicos vaticinaban una segunda mitad de Semana Santa complicada. Posteriormente, casi como una letanía anual, las predicciones fueron mejorando, pero conforme se acercaba el Miércoles Santo, aquellos modelos que parecían olvidados y viejos a esas alturas, regresaron. Y, en esas, desde aquella jornada hasta el Viernes Santo, solo tres cofradías -de 18- han conseguido completar la carrera oficial y realizar su estación de penitencia en la Catedral.

Cruz de Guía del Descendimiento entrando en la Catedral./Foto: Cabildo

Con el Jueves y la Madrugá en blanco, el Viernes Santo apuntaba a un episodio similar. Una granizada dio el aviso -en el oeste de la capital- a poco más de una hora para que saliera la Expiración. En San Pablo pidieron la media hora y el efecto dominó alcanzó a Soledad y Dolores. Si bien, pasaron algo más de 30 minutos para que las tres cofradías decidieran no salir.

Banda de música Maestro Enrique Galán, tras el palio del Buen Fin./Foto: Jesús Caparrós
Banda de música Maestro Enrique Galán, tras el palio del Buen Fin./Foto: Jesús Caparrós

La meteorología iba a mejorar conforme avanzase el Viernes Santo y eso favorecía a Descendimiento y Sepulcro. La primera pidió, de nuevo la media hora y, a los 25 minutos ya estaba la cruz de guía en la calle. Una decisión que fue la correcta y permitió disfrutar de una cofradía con sabor a barrio, al suyo, al

Paso del Santo Sepulcro./Foto: Jesús Caparrós

Campo de la Verdad. Con un cortejo nutrido, la hermandad cuenta con dos grandes bandas. Una lleva ‘toda la vida’, como es Caído y Fuensanta. Mientras que tras el Buen Fin, el estreno de la banda del Maestro Enrique Galán no pudo tener mejor puesta de largo. A lo que hay que sumar el buen hacer de David Arce, que se estrenaba al frente del misterio. Todo un acierto.

Palio de Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad./Foto: Jesús Caparrós

Cuando las puertas de la iglesia de la Compañía se abrieron, el cortejo de la hermandad del Sepulcro volvió a dar cuenta de la ejemplaridad de una cofradía que cuida cada detalle. Con los nuevos fanales para el paso de palio, obra de Antonio Cuadrado, la corporación que cerraba el paso por la carrera oficial -hasta que el Domingo lo haga el Resucitado- puso en la calle la construcción perfecta de un cortejo procesional cuidado al milímetro, que se refleja desde la altura de los capirotes hasta el andar reposado de los pasos. La Semana Santa se agota y el Sepulcro puso el penúltimo broche. O tal vez el último, esto depende del tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here