Un Martes Santo de reivindicaciones y nombres propios


nombres Martes Santo
Palio de la Virgen de la Salud./Foto: Luis A. Navarro
Juanma Moreno ante el palio de la Trinidad./Foto: Juan C. Cabello

El Martes Santo de 2019 en la capital cordobesa ya es historia. Una jornada que, precisamente, fue eso, histórica. Y es que no todos los días un presidente de la Junta de Andalucía visita la Semana Santa de Córdoba, como lo hizo Juanma Moreno. De hecho era la primera vez que un mandatario autonómico lo hacía y eso ya es noticia. Más aún cuando Moreno (que hoy portará el trono de la Exaltación en Málaga) reivindicó en los micrófonos de Catedral TV la carrera oficial; anunció ayudas para las hermandades; y aseguró que hay que venir a Córdoba todos los años.

Misterio de Nuestro Padre Jesús de la Sangre./Foto: Luis A. Navarro

Y lo hizo mientras el misterio de la Sangre entraba en carrera oficial de una manera más que elegante. Tras él, la banda del Cautivo de Málaga (a la que el presidente de la Junta conoce bien)(. Una formación que fue uno de los nombres propios de la jornada. Su nivel, como ya se dijo, es sobresaliente y vino a dejar constancia de que en la hermandad que dirige Carlos Olivares hay ojo para las bandas (recuérdese Esencia), como la del palio de la Reina de los Ángeles. Y es que la Esperanza es la otra gran y sostenida apuesta de la cofradía. Y nunca defrauda.

nombres
Palio de la Virgen de la Salud./Foto: Luis A. Navarro

Antes de que llegara el Císter a la Puerta del Puente, la Agonía ya había dejado en el recorrido común parte de su esencia. En busca de su barrio, la cofradía de Carlos Recio sigue avanzando y no solo en lo que a su estación de penitencia se refiere. A su brillante obra social hay que unir otro nombre propio de la corporación, el de la banda de cornetas de la Salud. Saliendo por Santa Catalina con los sones de A la Triana Costalera, la formación del Naranjo vuelve a atravesar otro momento dulce, importante.

Hermandad Universitaria./Foto: Luis A. Navarro

La Universitaria puso el contrapunto riguroso al Martes Santo. Se hizo extraño no ver a Enrique Garrido dirigir la Presentación, pero su labor en el Cristo de la Universidad fue impecable, dejando claro que el de Garrido es uno de los nombres propios de la Semana Santa cordobesa, y no solo en lo que al costal se refiere.

Palio de la Virgen de la Caridad./Foto: Luis A. Navarro

La del Buen Suceso fue una de las hermandades que más novedades presentó en la jornada. A la talla del paso de misterio (de Manuel Jurado y Miguel Ortiz) se añadió el cambio en las proporciones del palio de la Caridad (entre otros estrenos). La Virgen de San Andrés, más retrasada en su baldaquín lució esplendorosa como lo que es, una de las mejores imágenes contemporáneas de la Semana Santa cordobesa. El crespón por el Chopo fue la nota emocionante del caminar de la dolorosa.

Candelería del palio de la Trinidad./Foto: Luis A. Navarro

De nuevo los nombres de Jurado y Ortiz aparecieron en la siguiente cofradía, la de la Santa Faz, cuyo misterio presentaba una importante reforma. Mientras que el palio lucía los bordados de la bambalina trasera y los respiraderos. A lo que hay que sumar la impecable labor de su capataz, Luis Miguel Carrión, Curro. La entrada en carrera oficial y en la plaza de la Trinidad, de regreso a su templo, fueron algunos de los ejemplos de una labor, la de Curro, al alcance de los mejores.

Misterio del Prendimiento./Foto: Luis A. Navarro

En el Prendimiento los nombres se agolpan. Desde el de su hermano mayor hasta el de los capataces, la cofradía de los Salesianos avanza como nunca antes. El ejemplo fue una brillante estación de penitencia en la que la agrupación Cristo de Gracia refrendó su nivel y la banda de La Algaba fue todo un descubrimiento para los cofrades de la capital cordobesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here