Un pregón a tres voces sin renunciar a su esencia

46

Capdevila, Varo y De Abajo incluyen una defensa a la prohermandad de la O tras la negativa de Ambrosio a ceder un centro cívico para montar el paso

Capdevila, Varo y De Abajo, en el pregón. Merced La Voz
Capdevila, Varo y De Abajo, en el pregón. /Foto: LVC
Aspecto del Gran Teatro durante el pregón.
Aspecto del Gran Teatro durante el pregón. /Foto: LVC

La Agrupación de Cofradías ha querido celebrar el 75 aniversario de su creación con un pregón singular, para la historia. Para ello, ha puesto tres atriles en el escenario del Gran Teatro para reunir a tres de los mejores pregoneros de las últimas décadas: Antonio Capdevila, Angel María Varo y Miguel Ángel de Abajo, que, como han señalado al término del mismo, han ofrecido un pregón “que nació de tres gargantas y de un solo corazón”, por lo que ha sido fiel a las esencias de este acto.

No ha faltado la Cruz de Guía presidiendo en acto, aunque en este caso ha amparado a los titulares de las tres hermandades de los pregoneros, mientras en el patio de butacas estaba el obispo, Demetrio Fernández, y la alcaldesa, Isabel Ambrosio, quien tuvo que escuchar en algunos momentos del pregón el sentimiento del mundo cofrade cordobés con su Ayuntamiento.

Capdevila, Varo y De Abajo han comenzado invocando a los titulares de las hermandades de los tres pregoneros -Expiración, Misericordia y Merced- a los que han pedido “dotad a nuestas voces de la fuerza necesaria”.

El Domingo de Ramos ha irrumpido de forma luminosa y ha servido a los pregoneros para establecer un paralelismo entre los niños, que “a veces no son nada agradables”, con los cofrades, o “cofrades y cofradas”, lo que ha levantada la carcajada del público en el Gran Teatro.

Capdevila, Varo y De Abajo, en el pregón.
Capdevila, Varo y De Abajo, en el pregón. /Foto: LVC

Han hablado de forma colectiva y también individual, como cuando Varo ha explicado en primera persona su experiencia en los años en que ha sido capataz del paso del Cristo de Ánimas, y al hacerlo de la Virgen de las Tristezas se ha ofrecido uno de los momentos más emocionantes, al cantar el ‘Nada te turbe’ de Santa Teresa mientras Capdevilla recitaba a la vez el Avemaría.

La Virgen de la Esperanza del Valle ha tenido en el pregón su especial protagonismo debido a que, como es sabido, este año realiza su primera salida en procesión. Por eso, en la voz de Varo se ha descrito el ambiente especial que vivirá el barrio porque “hoy sale por vez primera esa rosa de Poniente”.

“Córdoba tiene un dueño” ha sido el arranque a la presencia del Rescatado en el pregón y poco después se clamaba por “los inocentes que mueren antes o después de nacer”, al hablar de los más débiles en una sentida oración al Señor de la Santa Faz, que fue interrumpida por los aplausos.

La presencia de la Buena Muerte ha servido para reivindicar que esta hermandad es la madrugada de Córdoba, cuya titular mariana ha servido para reivindicar que “el martirio no es cosa del pasado, sino algo real y vivo en este siglo XXI con mujeres y hombres perseguidos”.

Fuera de los esquemas habituales de los pregones, éste ha tenido un momento divertido que los pregoneros han ofrecido como una pausa en el mismo al cantar a la torrija, de que han dicho que “eres amiga leal/, era la fuerza vital/ que a todos hace aguantar” una y otra ‘chicotá’/ una y otra ‘levantá’/ que no se pueden aguantar/ en esta semana sin par/ sin una torrija yantar/“, para terminar pidiéndole a la Agrupación que si algún año no encuentran candidato, “que nombren a la torrija cofrade ejemplar”.  El verso fue rematado con el ofrecimiento por parte de Miguel Angel de Abajo de una torrija a la alcaldesa, al obispo y al concejal Emilio Aumente, entre otros.

Autoridades asistentes al pregón.
Autoridades asistentes al pregón. /Foto: LVC

La relación entre la Virgen de los Dolores y la ciudad de Córdoba ha sido el eje en el que Capdevila ha afirmado que “la devoción a la Virgen de los Dolores forma parte del alma de Córdoba, es un fenómeno que trasciende lo meramente cofrade” para detallar ese “tropel de gente” que cada Viernes de Dolores acude a la plaza de Capuchinos, para dar paso a un poema que ha concluido afirmado “qué suerte ser cordobés/ y así gozar por entero/ de la gloria que Dolores/ nos guarda en el mismo cielo”.

Antes de llegar al final, cada uno de los tres pregoneros de este año han hecho una pausa para hablar de sí mismos, de su experiencia como cofrades, de sus vivencias en sus respectivas hermandades. 

Al cantar la gloria de la resurección ha entrado en el pregón la parte más reivindicativa del mismo. Tras señalarse que “la resurrección es de los niños, porque quien es como un niño entrará en el reino de los cielos” se ha criticado los ataques que sufre la asignatura de religión, rechazando que se quiera recluir “al zulo de lo privado con excusas políticamente correctas”. Por esto, se ha calificado de “hipocresía prohibir un Belén en un colegio mientras se promueve la gilipollez postiza de Halloween”.

Pero la cosa no ha parado aquí, sino que la defensa que han hecho los pregoneros de la cultura cofrade y religiosa de la ciudad ha apuntado directamente al Ayuntamiento, al afirmar que éste “disfraza de caspa y carnaval la cabalgata de Reyes o niega a unos vecinos cofrades el uso de un centro cívico, dejando a la ciudadanía con la boca abierta diciendo ooooooh”, en directa alusión a la negativa de la alcaldesa a usar el de Levante para el montaje del paso de la Virgen de la O.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here