Los problemas endémicos de las hermandades con las cruces de mayo


Multas, errores, problemas con la Policía Local y hasta falta de luz son algunos de los inconvenientes que se han producido en los últimos años

cruz cruces
Cruz de mayo de la Expiración./Foto: Jesús Caparrós
cruz
Cruz de mayo de la Expiración./Foto: Jesús Caparrós

Montar una cruz de mayo no es tarea sencilla. La gran carga de trabajo, las solicitudes, permisos y un largo etcétera de circunstancias hacen que suponga un esfuerzo nada desdeñable. Y, en el caso de las hermandades, estas juegan en ocasiones en contra de los elementos.

Uno de los últimos exponentes ha sido el del Cristo de Gracia, que solicitó otro enclave y le fue denegado. Pero no ha sido un caso exclusivo. Así se ha visto en los últimos años, cuando -por ejemplo- la del Sepulcro se ha visto obligada hasta realizar labores de mantenimiento sobre el triunfo de San Rafael en la suya.

Pero esa no ha sido una problemática exclusiva de una de las hermandades cordobesas. Baste recordar cómo, en 2017, En San Nicolás, tal y como relataba el hermano mayor de la Sentencia, hubo notables discrepancias entre los responsables de la cruz y una pareja de agentes de la Policía Local. Nos sentimos en una persecución constante”, afirmaba José Antonio Salamanca. Su queja venía precedida tras un incidente que, en la noche del viernes al sábado, el responsable de la corporación de San Nicolás mantuvo con un agente de la Policía Local, en relación con la cruz de mayo de la cofradía. Y es que como explicaba Salamanca, al llegar la medianoche, una pareja de agentes se acercó, “de forma muy amable, para solicitar que bajásemos el volumen de la música. Así lo hicimos, delante de ellos, y nos mostraron su conformidad”.

Cruz de mayo de la Sentencia.

Sin embargo, la situación era de absoluta normalidad, como señalaba el hermano mayor, “y estábamos aprovechando la tregua que nos daba el agua, tras una jornada bastante dura por causa de la lluvia”. Pasados unos minutos llegó una nueva pareja “para solicitarnos que redujéramos más el volumen”. Salamanca indicaba que les indicaron que ya lo habían hecho, pero que aun así lo bajaron de nuevo y se marcharon. “Estos últimos policías regresaron a las 01:30 y, con muy malas formas, exigieron que saliera el responsable y pidiendo el DNI”. El máximo responsable de la hermandad le preguntó por el motivo de su petición “y nos acusó con gritos de haber vuelto a subir el volumen de la música”. Una situación que, entonces, se resolvió gracias a la predisposición de los cofrades de San Nicolás, que no quisieron adentrarse en mayores polémicas.

Cruz de mayo de la hermandad del Resucitado./Foto: Jesús Caparrós

Aquel mismo año, el hermano mayor del Resucitado, Francisco Ruiz Abril, mostraba su profundo malestar por lo que consideraba “una falta de respeto” a la corporación que dirige. Ésta se debía a que los habían obligado a colocar los aseos de la cruz de mayo, justo debajo de donde se halla el retablo cerámico del titular de la cofradía, cuando desde la misma se había propuesto otro emplazamiento, que su responsable consideraba “totalmente viable, a la vuelta de la esquina (de la plaza Conde de Priego) donde no molesta”. Pocas horas después de que Ruiz Abril expresara su protesta a La Voz de Córdoba, los operarios municipales se personaban en el emplazamiento donde la hermandad del Resucitado realiza su popular cruz de mayo. Estos retiraban los aseos de un enclave donde, como señalaba Ruiz Abril, no era normal que los obligasen “a colocar un sitio para que la gente defeque, debajo de la representación de una imagen sagrada”.

Las disculpas de Aumente

Foto: Jesús Caparrós

También en 2017, el edil trasladaba públicamente este sábado sus disculpas a los responsables de la cruz del Císter, sobre la que se notificó, por un error de transcripción, de la imposición de una sanción por la Policía Local cuando no fue así. “Cuando se produce un error, en este caso al informar, hay que reconocerlo, rectificar y pedir disculpas”, subrayaba Aumente. Éste explicaba que, aunque ya se ha disculpado de “una manera personal y directa con los delegados de la hermandad que monta su cruz en la plaza del Cardenal Toledo”, también quería hacerlo “públicamente” porque fue en una rueda de prensa donde el teniente de alcalde ofreció datos de incidencias de la primera noche de cruces en los que se deslizó dicho error de transcripción atribuyendo a la cruz que monta la corporación algo que no ocurrió.

El apagón de la Expiración

Hay errores que no se pueden permitir. Y uno de ellos se cometía con la hermandad de la Expiración, en la edición de las cruces de mayo de 2018. Y es que la cofradía estuvo buena parte de la jornada inaugural sin suministro de luz en la cruz que monta en uno de los laterales de la iglesia de Santa Marina.

Así lo confirmaba uno de los responsables de la hermandad del Viernes Santo, Miguel Ángel Cerezo, a La Voz de Córdoba. Éste se lamentaba del error de los operarios municipales, que “ha hecho perder a la cofradía el mediodía”. Finalmente, otro de los aspectos que ponía en valor Cerezo radicaba en “lo lamentable que resulta no poder atender a quien te visita”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here