Otro nivel: Caído y Fuensanta hace historia en la Catedral


caído
Caído y Fuensanta en la Catedral./Foto: Jesús Caparrós
caído
Caído y Fuensanta en la Catedral./Foto: Jesús Caparrós

Las últimas semanas han dejado constancia de que la banda de cornetas Caído y Fuensanta de Córdoba es una de las formaciones más en forma de la capital y del panorama musical andaluz. Y ello gracias al ciclo de conciertos que, con motivo de su décimo aniversario han ofrecido en tres enclaves diferentes y con tres temáticas distintas entre sí.

Clemente Mata dirige a la banda de cornetas y tambores./Foto: Jesús Caparrós

El primero de ellos tenía lugar en la parroquia de la Trinidad, templo que fue el primero -hace una década- en abrir sus puertas para Caído y Fuensanta. Allí la formación dejó de manifiesto su nivel y estilo característicos, con la contundencia del trabajo bien hecho. Como también lo hicieron en San Pedro, días después, cuando sus cornetas homenajearon al fundador del género, Alberto Escámez.

Clemente Mata y Francisco Camacho./Foto: Jesús Caparrós

Pese a esas dos grandes actuaciones, lo mejor estaba por venir este sábado, cuando en la Catedral de Córdoba -y junto a la sección de cuerda de la orquesta del Cabildo, con Clemente Mata en la dirección-, Caído y Fuensanta ofrecía todo un auténtico recital para los sentidos. Desde el Stabat Mater, ya se intuía que iba a ser una noche inolvidable. Como lo fue cuando sonaron los sones de La Pasión, en una conjunción -de otro nivel- entre la banda y la orquesta que impresionó al numeroso público asistente.

En manos de Jesús, Adagio for strings, Caridad y Asunción de María, fueron algunas de las marchas que sonaron de una forma diferente y deliciosa, para comprobar que la música procesional es un arte mayor, en un escenario como el catedralicio, con una banda de primer nivel y con una orquesta tan importante como la de la Catedral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here