“En la primera levantá dijo que el Señor estuviera tranquilo, porque algún día tendría una casa de donde poder salir”

6

Luis M. Carrión, Curro, recuerda cómo Manolo Santiago plantó la “semilla” de lo que hoy en día es la hermandad del Perdón

señor Nuestro Padre Jesús del Perdón./Foto: Jesús Caparrós
Nuestro Padre Jesús del Perdón./Foto: Jesús Caparrós
señor
Nuestro Padre Jesús del Perdón./Foto: Jesús Caparrós

La hermandad del Perdón vivía este sábado una jornada de las que pasan a la historia. El Señor de la Bofetá presidía el Vía Crucis de las Hermandades y su capataz Luis Miguel Carrión, Curro, recordaba en los momentos previos algunos de los momentos más emocionantes vividos con la cofradía de San Roque.

“El primer recuerdo fue cuando tuvimos que trasladar a la imagen de la Virgen, en el año 92, cuando la hermandad decide cambiar la sede. Era una mañana muy fría -había estado toda la noche lloviendo- y salimos muy temprano de San Miguel hasta el Buen Pastor”, comenzaba Curro. Este añadía que, “luego hay recuerdos imborrables de estos 25 años con el Señor. La semilla que nos dejó Manolo Santiago”.

Respecto al primer recuerdo con Manolo Santiago delante del Señor, Curro señalaba que “fueron unas palabras que él dijo, que en estos días que hemos tenido ensayos con los costaleros para preparar el vía crucis, las he recordado. Veo la capilla de San Roque, como está ahora mismo con la alegría y lo bien que se están haciendo las cosas en esta hermandad, y a Manolo le dio mucha pena que el primer año que el Señor salió a la calle, lo hizo desde el callejón de al lado, con una chapa que se montó (una especie de puerta). Entonces Manolo, un hombre que llevaba toda la vida sacando las mejores cofradías de Sevilla, se sorprendió un poco”. De tal modo que, “en la primera levantá que dedicó a sus hombres, dijo que el Señor estuviera tranquilo, porque algún día, con el cariño de los hombres buenos, tendría una casa grande de donde poder salir y donde la gente se aglutinaría en torno a él”.

“En estos días lo hemos recordado porque el Señor tiene su casa -muy bonita y me da mucha alegría. Esa semilla es lo que estamos viviendo ahora en esta hermandad”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here