El cambio sustancial del palio de la Caridad


La titular mariana del Buen Suceso presentará el Martes Santo novedades estructurales en su baldaquín

caridad
María Santísima de la Caridad./Foto: Eva M. Pavón
caridad
María Santísima de la Caridad./Foto: Eva M. Pavón

Se trata de uno de los palios de “cajón” más reconocibles de la Semana Santa cordobesa y lo seguirá siendo. Si bien, el baldaquín de María Santísima de la Caridad presentará, el próximo Martes Santo, novedades estructurales y estéticas de calado. Y es que, aunque a primera vista el espectador de a pie no los perciba todos de forma inmediata, los cambios en el palio de la titular mariana del Buen Suceso serán sustanciales.

El más llamativo será el cambio en los respiraderos. Ejecutados por Enrique Ruiz Flores, el diseño de los mismos (al igual que el de la bambalina) es obra de Rafael de Rueda. Un cambio que viene motivado -entre otras razones- por la antedicha reforma estructural. La misma parte de una mesa nueva que, ideada por Álvaro Doctor, es metálica y modifica las medidas de la anterior. Estas también cambian en la altura de los varales (mayor) e influyen en el nuevo bastidor que presentará el techo de palio.

A esos estrenos hay que sumar otros como el de los faroles de entre varal, así como el de 24 borlas, donadas por la cuadrilla de costaleros de la Caridad y su cuerpo de acólitos. Estas llevan el denominado fleco de camaraña (que recuerdan a las que lleva el palio de la Victoria de las Cigarreras), en sintonía con el que llevan las bambalinas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here