Caído y Fuensanta vive una noche histórica


Caído y Fuensanta cofradías
Caído y Fuensanta./Foto: BJ
Caído y Fuensanta
Caído y Fuensanta./Foto: BJ

Cuando hace una década se abrieron las puertas de la parroquia de la Trinidad para una recién formada banda, pocos se habrían aventurado a decir que se convertiría en una de las mejores de la ciudad. Y, diez años más tarde, pocos dudan de que la banda de cornetas y tambores Caído y Fuensanta se ha convertido en una de las mejores de la ciudad, por méritos propios.

Méritos que se vieron esta noche en la iglesia de la Trinidad, donde la formación dio una máster class de cómo debe ser una banda y cómo debe defender un repertorio. Así quedó demostrado en la interpretación de La Historia, un popurrí que incluye fragmentos de varias marchas propias de la banda, resumiendo así sus diez años de historia, gracias al exquisito ensamblaje realizado por Francisco Camacho. Este último, además de ser un sobresaliente director musical deja claro, con su forma de ser y amar la música, cuál es el estilo de Caído y Fuensanta, que va más allá de lo musical para conformar un excepcional grupo humano.

Un concierto que, conducido por Joaquín de Velasco, contó con la participación de la capilla musical de la Misericordia, que dejó otro momento para el recuerdo en la interpretación del Stábat Mater. El estreno de Cruz verdadera, obra de Francisco Encinas Cabrera, dedicada al Señor de los Reyes, puso el broche a una noche inolvidable para una banda que, en el caso de Caído y Fuensanta, puede presumir de estar en un lugar de privilegio en la música procesional en tan sólo diez años.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here