El gesto del capataz de los Dolores con Curro


dolores

Con la Cuaresma cada vez más cercana, los ensayos de las distintas cuadrillas de la ciudad van incrementando en número. Así, el pasado fin de semana fueron numerosas las citas. Entre ellas, destacaron las de los encargados de portar a Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad y Nuestra Señora de los Dolores, que tuvieron ensayo en la tarde del pasado domingo y coincidieron en las calles del centro de la ciudad.

Dirigidas por Luis Miguel Carrión, Curro, y Antonio Cuenca. Este último tuvo un hermoso detalle con el titular de la hermandad del Sepulcro y lo invitó a realizar una levantá. Un gesto simbólico que, en el caso de Curro, adquiere mayor relevancia, puesto que el capataz siempre ha mostrado su devoción por la Señora de Córdoba.

El capataz lo ha explicado en diversas ocasiones. Y es que su devoción le viene de origen familiar. En concreto de su abuela que, de pequeño, siempre lo llevaba a postrarse ante Nuestra Señora y esa liturgia siempre ha estado muy presente en el capataz. Por lo que el gesto del capataz de los Dolores con el del Desconsuelo tuvo una gran carga simbólica y da la medida del carácter y sintonía de los dos responsables de sendos pasos del Viernes Santo cordobés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here