La Virgen que cambió el concepto de la imaginería cordobesa


La imagen de María Santísima de la Caridad es una de las grandes obras de Miguel Ángel González Jurado

Virgen
María Santísima de la Caridad, vestida de hebrea./Foto: LVC
Virgen
María Santísima de la Caridad, vestida de hebrea por Eduardo Heredia./Foto: LVC

En una de las capillas de la iglesia de San Andrés puede ya contemplarse, vestida de hebrea, a la imagen de la Virgen de la Caridad. Ataviada de forma magistral por Eduardo Heredia, la titular mariana de la hermandad del Buen Suceso marcó un antes y un después, tanto en la trayectoria de su autor, Miguel Ángel González Jurado, como en la imaginería cordobesa contemporánea.

IMG 20190223 WA0026
María Santísima de la Caridad, vestida de hebrea por Eduardo Heredia./Foto: LVC

Y es que, como señalaba la historiadora del Arte Mercedes Cuadro en La Voz, sus “imágenes están impregnadas de una gran espiritual, siendo una seña de ellas el aspecto psicológico profundo. Dentro de la variedad de imágenes sagradas que realiza, sus vírgenes son las que más éxito tienen, destacando entre ellas a la Virgen de la Caridad “.

Probablemente, como el propio autor ha reconocido en aluna oportunidad, se trate de su imagen más emblemática y la que ha marcado -en buena medida- su trayectoria artística. En lo anecdótico, cabe recordar que la primera marcha que sonó para la imagen de San Andrés, el Martes Santo de 1991, fue La Madrugá, de Abel Moreno. fue el propio González Jurado quien realizó la petición a la cofradía.