¿Hacia dónde caminan las agrupaciones musicales cordobesas?


A.M. Cristo de Gracia junto al Resucitado./Foto: José I. Aguilera
agrupaciones
A.M. Cristo de Gracia junto al Resucitado./Foto: José I. Aguilera

La música procesional cordobesa atraviesa uno de sus momentos más dulces, si no el que más. Prueba de ello se halla tanto a nivel cuantitativo como cualitativo. En el primer apartado, claro está en el número de formaciones existentes (se acerca a la decena), como en los proyectos que hay en marcha. En el segundo, la mayor parte de las bandas han alcanzado un nivel notable, en general. Pero, dentro de ellas, ¿hacia dónde caminan las agrupaciones musicales?

La pregunta tiene varias connotaciones. Para abordar la primera hay que remontarse décadas atrás. Y es que en los ’80, ’90 y primeros 2000 el género que introdujo Eritaña gozaba de una salud, que se antojaba de hierro, hasta que las hermandades comenzaron a apostar, de forma mayoritaria, por las cornetas. Si bien, las agrupaciones musicales cordobesas fueron capaces de “resistir” a este ímpetu. Y ahí es donde entró la veterana de las formaciones del género en Córdoba.

Componentes de la agrupación musical de la Redención, durante un concierto./Foto: LVC

Y es que la agrupación musical de la Redención, que durante más de una década había sido una de las grandes protagonistas de la Semana Santa cordobesa, vio reducida de forma notable su presencia en la capital. Si bien, en los últimos años ha ido recuperando su espacio. Ello manteniendo un estilo característico y personal durante casi tres décadas, en cuyo repertorio hay autores de primer nivel, como es el caso de los Mena Hervás, López Gándara, Moreno Pozo y Barbero Rivas.

Agrupación musical de la Cena./Foto: AM Cena

Otro de los aspectos que descuella en el ámbito de las agrupaciones musicales es el de la evolución del estilo. En este campo, la banda de referencia en Córdoba es Cristo de Gracia. Tras más de una década de andadura, la formación de los Trinitarios se ha convertido en todo un referente en la capital, incorporando a su repertorio las últimas tendencias del género, como han hecho referentes del nivel de Pasión de Linares y Sentencia de Jerez.

Finalmente, en el otro extremo de la balanza está la agrupación de la Cena. La formación de Poniente ocupa el espacio reservado a las composiciones clásicas y eucarísticas, que tanto se identifican con la impronta de su titular.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here