“Cuando hablabas con él sabías que estabas con alguien especial”

37

El director de Salesianos Córdoba, José Antonio Perdigones, recuerda emocionado a Antonio César Fernández

José Antonio Perdigones Bautista.

Tras finalizar una reunión del Capítulo Inspectorial, el director de Salesianos Córdoba, José Antonio Perdigones, atiende a La Voz para valorar la figura de Antonio César Fernández, misionero salesiano de Pozoblanco asesinado este viernes en Burkina Faso. Perdigones reconoce que en la familia salesiana están “tocados”, por la forma en que se ha producido la muerte. “Hemos perdido a compañeros en accidentes de tráfico, pero no es igual”, reconoce. Y se lamenta de que el tiroteo que ha segado la vida al misionero se produjo, precisamente, después de salir de un Capítulo Inspectoría.

presidente
Antonio César Fernández./Foto:LVC

En cada una de sus palabras se desprende admiración hacia la figura de Antonio César Fernández y no duda en resaltar la importancia de África para la familia salesiana. La misma tiene misiones en los cinco continentes, “pero África es especial porque fue el primero. Y César estuvo allí desde el principio” y ha mantenido su labor allí hasta el final de sus días. África es salesiana gracias a misioneros como César, explica el director de Salesianos Córdoba, que destaca además su incansable labor formando a tantos sacerdotes Salesianos en dicho continente. Y pone en valor la labor de tantos Salesianos andaluces en aquel lugar, como la del salesiano de Tarifa, Manuel Jiménez.

Aunque no llegaron a convivir en la misma casa con César, Perdigones sí pudo compartir muchos momentos con él. “”Cuando hablabas con él sabías que estabas con alguien especial. Y no por el discurso, sino que era todo un ejemplo” de los valores de la Orden que fundó Don Bosco.

Antonio César Fernández Fernández, nacido en Pozoblanco el 7 de julio de 1946, fue misionero en diversos países de África desde 1982. Su primer destino fue Lomé y en la actualidad ejercía su ministerio en Burkina Faso. Tenía 72 años de edad y había cumplido los 55 de salesiano y los 46 de sacerdote.

Este ataque se enmarca dentro de la ola de violencia que asola Burkina Faso desde 2015, en un contexto que ha vivido un recrudecimiento de la amenaza terrorista en las últimas semanas tras la celebración de la V Conferencia de jefes de Estado del G5 del Sah el, en la que este país asumió la presidencia rotatoria.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here