Mateo Olaya recorre la historia de la Agrupación de Cofradías de Cabra


El cofrade pronuncia una conferencia en el 75 aniversario de la Agrupación General de Cofradías de Cabra

Conferencia pronunciada por Mateo Olaya por el 75 aniversario de la Agrupación de Cofradías de Cabra./Foto: LVC
Conferencia pronunciada por Mateo Olaya por el 75 aniversario de la Agrupación de Cofradías de Cabra./Foto: LVC

En la noche del pasado 15 de febrero ha tenido lugar una nueva convocatoria dentro de los actos organizados por la Agrupación de Cofradías de Cabra, con motivo de su 75 aniversario.

En esta ocasión el cofrade Mateo Olaya Marín realizó un recorrido por estos 75 años de música procesional en las cofradías egabrenses, partiendo del año 1944 y aportando numerosos datos, muchos de ellos hasta ahora desconocidos. En su disertación, reconstruyó la historia de la música procesional partiendo de una investigación que lleva realizando varios año. El recorrido empezaba en los años cuarenta y cincuenta donde destacaban por encima de todo dos bandas: la banda municipal de Cabra y la Banda del Ave María. Por entonces la música procesional no tenía el papel protagonista de hoy y acudían otras formaciones musicales de cornetas venidas de fuera de Cabra como la banda de cornetas de la Cruz Roja de Córdoba. Como singularidad, también era muy frecuente la participación de una escuadra de cornetas y tambores dentro de la Centuria Romana del Divino Prisionero.

Conferencia pronunciada por Mateo Olaya por el 75 aniversario de la Agrupación de Cofradías de Cabra./Foto: LVC

En los años sesenta tienen lugar las primeras marchas egabrenses, a consecuencia de la entrada en la dirección de la banda municipal del Maestro Rodríguez. En 1966 se estrena “Virgen de Piedra”, que dedicara el maestro a la Virgen de las Angustias de Lucena, pero que igualmente se trata de una composición muy identificativa de la Semana Santa egabrense. En 1969 se estrena en el pregón la marcha “Martirio”, que escribiera en honor de su hermano fallecido, santo y seña musical de la Semana Santa de Cabra y que este año cumple el cincuentenario. En aquellos años sesenta se funda el Imperio Romano, y se origina la primera banda de cornetas como tal, en el seno de la Columna, con Ricardo Benítez y Manuel Camacho (Alvarito).

En los años setenta continúan estrenándose composiciones de Rodríguez. Mateo Olaya aportó el curioso dato del estreno de “Divino Cordero”, en 1973 en un concierto celebrado en Santo Domingo, primera marcha dedicada a una imagen egabrense, en concreto a Jesús Nazareno. Al año siguiente se estrenaría “Virgen del Socorro” en el pregón que pronunciara Paco Carmona. A mediados de la década se fusiona el Imperio Romano con el Sepulcro, y nace como consecuencia la Centuria Musical Romana, que dirigen Ricardo Benítez y José Canela. En su repaso, Mateo aportó el dato concreto de la aparición de las gaitas, que fue en 1976 en la tarde del Miércoles Santo.

La década de los ‘80

Los años ochenta fueron destacaron por la sevillanización de la música. La Banda del Imperio Romano y la Banda de Alvarito prosiguen su actividad en distintas cofradías, si bien a mitad de la década Ricardo se separa del Imperio Romano y organiza su propia banda. Cobran fuerza las cuadrillas de costaleros y llegan con ellas bandas de fuera con un estilo muy marcado, procedente de la conocida banda de Arahal. Aquellas bandas eran, entre varias, la de la Roda de Andalucía o la Agrupación Musical de Córdoba (la banda de Antidio) que tan conocida se hizo en Cabra. Marchas como “Alma de Dios” y la incorporación de los xilófonos eran algunas de las características principales. En 1988 la banda de música de Cabra grabó su primera cinta, con marchas egabrenses y otras clásicas.

Hacia el siglo XXI

Conferencia por el 75 aniversario de la Agrupación de Cofradías de Cabra./Foto: LVC

Los años noventa fueron la eclosión del patrimonio musical de las cofradías, gracias a la intervención de dos nombres fundamentales: Manuel Aguilar Aranda y Manuel González Rubio. Antes el Maestro Rodríguez escribe “Cristo del Perdón” estrenada en 1990. Y en 1991 se estrena “Sentir Cofrade”, viniendo después marchas como “Madre de la Piedad”, “Jesús Nazareno”, “A Jesús de las Necesidades” o “Soledad. En los noventa, a principios, la banda de Alvarito pierde su actividad y prosiguen la del Imperio Romano con Canela al frente (hasta mediados) y la banda de Ricardo, llamada oficialmente Agrupación Musical de Cornetas y Tambores de Cabra, que estuvo hasta el año 2001 aproximadamente. En aquella década varios pasos de Cristo comenzaron a cambiar su acompañamiento musical de banda de música a agrupación musical y la cofradía del Lavatorio organiza por primera vez en 1996 su conocido certamen.

Entrado ya en el siglo XXI nos encontramos ante la globalización de la música procesional, con un patrimonio musical que sigue creciendo exponencialmente y la llegada de numerosas bandas de fuera y compositores que escriben música para nuestras cofradías. Destaca la aparición de la Agrupación Musical Virgen de las Angustias, que se funda en 1998, pero cuya actividad lógicamente ocupa prácticamente este siglo, aportando rico patrimonio de marchas propias para las cofradías y dos trabajos discográficos con compositores importantes del género. A su vez, además de los compositores ya conocidos como Aguilar o González, que escriben entre otras “Aniversario de Pasión en Cabra” o “Ntra. Sra. de la Esperanza”, aparecen otros jóvenes músicos como Antonio Moral, Miguel López León, Rafael Sabariego o Alfonso Fernández.

Cerraba el acto el presidente de la Agrupación que invitó a todos los cofrades a seguir participando en los actos de este 75 aniversario. El presidente entregó un reconocimiento al presidente del Centro Filarmónico como muestra de gratitud por su compromiso y colaboración con las cofradías como con la propia Agrupación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here