Los 25 del Niño Muñoz

33

Rafael Muñoz marcó una época, imprescindible para entender la evolución del mundo del costal hasta llegar a la actualidad

niño Muñoz
Cuadrilla del Santo Sepulcro, a principios de la década de los ’80./foto. Archivo de Francisco Javier Romero Castaño

Los hermanos Prieto, Rafael Cabrera, Alfonso Orti, Pedro Pablo Castro, el Marmolillo, Emérito Núñez, José Ignacio Martínez y Javier Romero son algunos de los costaleros que, junto al inolvidable capataz Rafael Muñoz aparecen en la fotografía -de principios la década de los ’80- que muestra el germen de la actual hermandad del Santo Sepulcro.
Los cambios, tanto en el mundo del costal como en la propia hermandad del Santo Sepulcro, son evidentes si se comparan con la actualidad. Como confiesa Javier Romero, “entonces éramos los 25 del Niño Muñoz (apelativo cariñoso por el que se conocía al capataz) y poco más”. Las cuadrillas no se doblaban y, aquellos valientes, realizaban la estación de penitencia, como se conoce en argot, “de mármol a mármol”.
El Niño Muñoz fue uno de los grandes capataces de aquella generación, sonde los apellidos Sáez y Torronteras eran indisociables a aquellas cuadrillas. De la mano del niño, Javier Romero se convertiría en uno de los capataces de referencia en Córdoba. Casi una veintena de martillos avalan una trayectoria que, en hermandades como la Sentencia, la Merced, las Penas de Santiago y el propio Sepulcro tuvo momentos de un gran brillo.
Como también lo tuvo -y lo tiene- la cofradía de la Compañía de la de Rafael Cabrera y Alfonso Orti, en otros ámbitos de la corporación distintos al costal. Mientras que los hermanos Prieto han sido parte fundamental para comprender a la actual hermandad de la Sagrada Cena.
En el tiempo de las igualás multitudinarias, la fotografía de los 25 del Niño Muñoz muestra de dónde proceden las mieles que ahora saborea el mundo del costal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here