El Sagrado Corazón se suma a la campaña de Ayuda a la Iglesia Necesitada


El objetivo de la campaña es sensibilizar a la sociedad sobre el cumplimiento del derecho a la libertad religiosa en todo el mundo

El monumento del Sagrado Corazón de Jesús de las Ermitas está desde ayer y hasta mañana viernes iluminado de rojo en atención a la campaña iniciada por la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada en apoyo a los cristianos perseguidos en el mundo. Así, se han producido iluminaciones por todo el planeta de edificios tan emblemáticos como el Coliseo de Roma, el Cristo Redentor de Río de Janeiro, el Parlamento de Londres y el Sacré Coeur de París, entre muchos otros.

Monumento al Sagrado Corazón iluminado de rojo ermitas
Monumento al Sagrado Corazón iluminado de rojo. /Foto: LVC

El objetivo es sensibilizar a la sociedad sobre el cumplimiento del derecho a la libertad religiosa en todo el mundo. Un derecho que recoge el artículo 18 de la Declaración de los Derechos Humanos, pero que en la actualidad está siendo manifiestamente atacado en todo el mundo, tal y como lo refleja el recién publicado Informe sobre la Libertad Religiosa en el Mundo, donde se analiza de manera exhaustiva cómo se respetan o vulneran todos los credos religiosos en 196 países del mundo.
En 38 países de los 196 que analiza el informe se producen graves violaciones contra el derecho a la libertad religiosa. Seis de cada diez personas viven en lugares donde no se respeta en absoluto este derecho.  En 18 países de estos 38 la vulneración contra libertad religiosa se ha agravado todavía más en los últimos dos años. China e India son ejemplos de ello. La buena noticia de este informe es la evolución en positivo de la libertad religiosa en Siria e Irak.
Los tres grandes focos del ataque a la libertad religiosa en la actualidad se sitúan en los países en los que hay radicalismo islámico –con una población de 1377 millones de personas-, los estados autoritarios como China y Corea del Norte -en los que viven 1700 millones de habitantes- y los estados con nacionalismos extremos- donde habitan 1470 millones de personas. En total unos 327 millones de cristianos viven en países en los que hay persecución.