Una procesión para recibir al año nuevo


El Niño Jesús de la Compañía realiza una brillante salida procesional por las calles del centro de la ciudad

procesión
Procesión del Niño Jesús de la Compañía./Foto: BJ

No hay mejor forma de comenzar el año, para un cofrade, que con una procesión. Y, durante los últimos tres, la hermandad del Santo Sepulcro así lo ha hecho cada 2 de enero por medio de la salida del Niño Jesús de la Compañía. Organizada de forma conjunta por la corporación penitencial, la parroquia, el colegio de la Inmaculada y la Fundación Diocesana de Enseñanza Santos Mártires, el cortejo ha destacado por su impecable puesta en escena, durante el recorrido por las calles del centro de la capital cordobesa.
Puntual a su cita, como es marca de la casa en la hermandad del Sepulcro, casi medio centenar de hachetas han alumbrado y precedido el paso de la imagen del Divino Infante que, en enclaves como Santa Victoria y la Plaza de San Juan ha dejado imágenes de especial belleza estética y devoción al. A ello había que sumar que los fines de la procesión han sido solidarios. De tal modo que los participantes en la misma han aportado pañales y productos de higiene para bebés, que irán a los pequeños que más lo necesitan.
IMG 20190102 WA0038
Niño Jesús de la Compañía./Foto: BJ

Otro de los aspectos que han destacado de la procesión ha estriado en la banda. Y es que los sones que han acompañado al Niño Jesús han vuelto a ser los de la agrupación musical de la Cena. Se trata de una de las formaciones de la capital, que siguen creciendo a buen ritmo y que, con su conjunción de repertorio clásico y litúrgico ha hecho las delicias del numeroso público que no ha querido perderse la primera procesión del año en Córdoba.