"Me escandaliza que alguien se preste a presentar semejante bodrio, siendo alcalde"


El notario Rafael Díaz-Viento cuestiona los posicionamientos ideológicos que discuten la propiedad de la Iglesia sobre la Mezquita-Catedral

Asistentes a la conferencia de Rafael Díaz-Vieito./Foto: BJ

Mezquita-Catedral de Córdoba, de la Iglesia y para todos. Bajo este título, Rafael Díaz-Vieito ha pronunciado una más que interesante conferencia. La misma se enmarca en el ciclo Los lunes del Vía Crucis, que auspicia la hermandad del Lunes Santo. El acto, que se celebró finalmente en el salón de actos del centro parroquial de la Trinidad por el elevado número de asistentes, contó con la presencia del consiliario de la cofradía, José Juan Jiménez Güeto, así como con la de los ediles del Partido Popular, Luisa M. Arcas, Carmen Sousa, Amelia Caracuel y Luis Martín.

Díaz-Vieito comenzó definiendo la inmatriculación y la puso en contraste con el que utilizan los políticos. “Es el mecanismo por el cual las fincas entran en el Registro de la Propiedad”, señalaba el ponente. Este explicó los mecanismos de inmatriculación y destacó que “es un sistema que no inventó Aznar en el año 98 sino que estaba en la ley desde hacía más de 50 años”.
Otra de las afirmaciones que realizó Díaz-Vieito radicó en que “quienes pretenden sembrar la discordia no tienen presente que España no es un estado laico o laicista, sino aconfesional con relaciones de cooperación con la Iglesia”. Para poner de relieve que el de la inmatriculación era un mecanismo totalmente sujeto a la Ley.
En cuanto al templo mayor de la diócesis cordobesa, el conferenciante subrayó que “ni el más anticlerical puede negar la evidencia de que la iglesia ha poseído la Mezquita-Catedral de forma pacífica, prolongada en el tiempo y pública. Negarlo es faltar gravemente a la verdad”. En Este sentido, vaticinó que “no van a hacer la reclamación porque perderían”.
informe mezquita-catedral alcaldesa
Isabel Ambrosio, Federico Mayor Zaragoza y Alejandro García Sanjuán., durante la presentación del informe sobre la Mezquita-Catedral./Foto: Jesús Caparrós

Dicha reflexión llevó a Díaz-Vieito a recordar el punto 40 del denominado Pacto de Plateros, que ha permitido gobernar, durante esta última legislatura municipal, a Isabel Ambrosio. Deteniéndose en la afirmación, tan usada por los actuales regidores, de que la “Mezquita-Catedral es de todos”, asegurando que -con otra titularidad- el uso que harían los cordobeses del Conjunto Monumental sería el mismo e ironizando sobre el concepto “de todos”. E insistió en que las reclamaciones -por vía judicial- en estos tres años y medio han sido “cero”.
Finalmente, la valoración de Díaz-Vieito sobre el controvertido informe municipal sobre la titularidad de la Mezquita-Catedral fue especialmente durara. De tal modo que lo calificó como “un manifiesto o sugerencia”, cuyo “nivel jurídico es infame. Me escandaliza que alguien se preste a presentar semejante bodrio, siendo alcalde. El nivel es tal que sólo tuvo un par de portadas en medios nacionales y no se ha hablado más de él”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here