Así es la marcha de Rafael Wals dedicada al Císter


El autor explica que ha recreado en la composición "la época en que la Virgen se identificaba con la plaza del Cardenal Toledo"

En el transcurso de un concierto celebrado ayer en la iglesia de los Capuchinos se estrenó El Císter, la marcha compuesta por Rafael Wals dedicada a la hermandad de la Sangre, que en estos días celebra los cultos en honor de su titular, la Virgen de los Ángeles. En el concierto intervino la banda de música de María Santísima de la Esperanza y el coro Cantabile.

Estreno de la marcha
Estreno de la marcha ‘El Cister’, de Rafael Wals. /Foto: Hermandad del Císter

En un vídeo difundido en las redes sociales, el propio Wals explica que la composición responde al encargo de una familia muy vinculada a la cofradía y que ambas partes compartían el estilo que debía tener. “Querían cierto aire nostálgico, que recordara los tiempos en que la cofradía estaba en el monasterio del Císter”, afirma el autor. Además, el título le recuerda “la época en que la Virgen se identificaba con la plaza del Cardenal Toledo”.
La partitura arranca, continúa Wals, con “una primera parte que tiene una armonía y unas líneas melódicas que pretenden trasladar a uno al claustro de un convento” a través de “una música serena, tranquila, que en momentos cobra tensión, pero que acaba aliviándose para volver a la serenidad”.
Una singularidad que tiene esta nueva marcha es, como explica el autor, que “acaba en tono menor”. Esta circunstancia fue decidida el día en que la comunidad circenciense abandonaba el monasterio, que coincidía con el proceso de creación de esta obra. “Ese final en modo menor, que no es brillante -ni que no tenga potencia, que la tiene-, pretende tener esa especie de nostalgia que tendrán los amigos y conocidos de las religiosas el día que se tuvieron que ir”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here