Del Señor del Silencio a la Virgen de la Paz a través de dos azulejos


El ceramista de Villamartín, Antonio Linares, realiza el nuevo retablo cerámico de la Paz y Esperanza

Silencio
Azulejos de la Virgen de la Paz y del Señor del Silencio, realizados por Antonio Linares.

La imagen de Nuestro Padre Jesús del Silencio posee dos retablos cerámicos, uno en Córdoba y otro en Cádiz, realizados por el mismo autor, Antonio Linares, que narran la particular de la talla que, en el caso cordobés son los hechos acontecidos el Domingo de Ramos de 1992, cuando la Imagen hubo de refugiarse en la iglesia de San Francisco. Y el tiempo ha querido que, el prestigioso ceramista gaditano haya sido el encargado de elaborar el recién bendecido de la Virgen de la Paz y Esperanza.
La pieza, que se presentaba este domingo, cuenta con la particularidad de que la imagen esculpida por Juan Martínez Cerrillo aparece ataviada de hebrea. El azulejo se encuentra ubicado en la casa de hermandad y es fruto de la donación de un grupo de hermanos. Y, como se ha indicado desde la cofradía, “próximamente estará terminado el retablo cerámico del Señor de la Humildad, que se ubicará igualmente en el patio, al lado de su madre”.

Mientras que el retablo del Silencio, realizado hace un cuarto de siglo, se expresa la gratitud, transcrita en la leyenda de la cartela inferior, tanto a la parroquia como a las cofradías del Huerto y de la Caridad, y posee unas dimensiones aproximadas de 1.20 por 1.65 metros.
Cabe recordar por último que, el pasado mes de septiembre, se bendecía otro retablo cerámico que preside la entrada de la casa de hermandad, con el Señor de la Humildad y Paciencia como protagonista. La elegante pieza ha sido realizada por el artista sevillano, Paco Moya, tomando como base una instantánea de Eva María Pavón, colaboradora habitual de La Voz de Córdoba. Un regalo para la vista que marca la bajada a la Cuesta del Bailío.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here