Una procesión brillante pese a la lluvia


La Virgen de la Medalla Milagrosa recorrió las calles del centro de la ciudad

procesión
Virgen de la Medalla Milagrosa./Foto: Antonio Pontes

Las calles del centro de Córdoba eran un hervidero de gente, disfrutando del ambiente previo a una Navidad que, cada vez, parece comenzar antes su festejo. Con los puestos y atracciones que adelantan la llegada de diciembre, en las inmediaciones de Gondomar se veían a algunos músicos de Coronación de Espinas preparados para una procesión que el colegio de La Milagrosa organiza con todo el esmero posible.
La Virgen de la Medalla Milagrosa saldría, poco después, a unas calles abarrotadas de público. Conforme atardecía, las nubes cobraron protagonismo y la lluvia iba a hacer acto de presencia en la procesión, pese a que la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología establecía precipitaciones para la madrugada.

No fue así, pero el líquido elemento tampoco fue obstáculo para que la brillante organización del cortejo mantuviera la compostura y el desfile se desarrollara con normalidad. De hecho, la procesión concluyó con media hora de antelación, pese a la gran cantidad de niños que llevaba.
La salida procesional volvió, como en 2017, a tener a la lluvia por protagonista. Lo que no impidió que se vivieran momentos emocionantes, como el paso de la Virgen por la Compañía. Además de disfrutar de los sones de Coronación de Espinas. Una banda por la que no pasa el tiempo y, cuando lo hace, deja patente que su sello y su calidad hacen que merezca la pena disfrutar de los músicos de San Antonio de Padua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here