El día de los Santos Mártires


La devoción a San Acisclo y Santa Vitoria se remonta al origen de la fe católica en Córdoba

Mártires
La Reina de los Mártires en su besamanos, a los pies de la urna donde reposan las reliquias de San Acisclo y Santa Victoria./Foto: Rafael A. Ojeda

La devoción a los Santos Mártires se remonta casi a los orígenes de la fe en Cristo de Córdoba. En concreto, al siglo IV. Acisclo y Santa Victoria fueron mártires de la primera persecución que afectó a la ciudad de Córdoba, bajo el dominio del emperador Septimio Severo y Dión como pretor, quién por decreto del 202, ordenó la muerte de los seguidores cristianos. Fue el 17 de noviembre de 313, según el acta que se conserva en la biblioteca del Convento de San Juan de los Reyes en Toledo, aunque existen algunos autores que suponen que pudieron ser los años 204, 229 o 311; cuando San Acisclo fue degollado a las orillas del río, mientras que Santa Victoria fue asaeteada en el anfiteatro romano, como recoge Cordobapedia.
Santos Mártires./Foto: AM

Con la Virgen de la Fuensanta son patronos de la ciudad, pero San Acisclo y Santa Victoria también lo son de la diócesis de Córdoba. Su relevancia histórica es fundamental para entender la evolución piadosa de la ciudad que, junto al custodio San Rafael, se halla en numerosos enclaves de la urbe, así como en la denominación de centros e instituciones educativas. Quizá, el más llamativo es el monumento que los recuerda en el Puente Romano, frente a la estatua dedicada al Arcángel.
La urna de los Mártires
Custodiada por la hermandad de la Misericordia, la urna que guarda las reliquias ha salido en procesión en diversas ocasiones a lo largo de la historia. Una de las más significativas se produjo en 1939, cuando San Rafael procesionaba hacia la Catedral, del 9 al 17 de mayo, con motivo del final de la Guerra Civil. La imagen llegó, primero, hasta San Pedro, donde recogió la urna de los Mártires y, acompañado también por la Virgen de la Fuensanta, se encaminaron al primer templo diocesano. Finalmente, en 1945, San Rafael volvía a las calles de su ciudad con motivo de la celebración de las Misiones.
urna mártires
Urna de los Santos Mártires./Foto: Misericordia

En 2017, el relicario llegaba a la Catedral, donde se celebraban sus cultos con motivo de la celebración del primer Congreso Internacional de Cultura Mozárabe. Mientras que, en el presente año -y después de 46- las reliquias de San Acisclo y Santa Victoria presidirán el altar mayor de la basílica pontificia de San Pedro.
Cabe destacar que la urna que guarda las reliquias de los Santos y que labrara Cristóbal Sánchez Soto en 1790. Se trata ésta de un relicario de singular valor. Presenta formas rectangulares sobre peana troncopiramidal y está rematada por la escultura de San Rafael. La decoración se compone de rocallas, guirnaldas y relieves relacionados con el hallazgo de las reliquias y los martirios de los santos. Cabe recordar en este sentido que tanto la Misericordia como Buena Muerte procesionan en sus pasos, la corporación de San Pedro en el de Cristo y la de San Hipólito en el palio, una reproducción de ese relicario, con restos martiriales.
Su incidencia en las cofradías
Nuestra Señora Reina de los Mártires./Foto: Eva M. Pavón

Dos cofradías de la capital festejan hoy la festividad de los Santos Mártires. San Pedro, San Hipólito y el Puente Romano serán los escenarios de esta conmemoración. Y es que las hermandades de la Misericordia y de la Buena Muerte tienen diversos actos, con motivo de la celebración de San Acisclo y Santa Victoria, entre los que destaca la misa que se realizará mediante el rito hispano-mozárabe en la basílica pontificia y que presidirá el obispo de Córdoba.
La celebración litúrgica es mas especial, si cabe, porque estará presente Nuestra Señora Reina de los Mártires que, tras el culto, será trasladada de regreso a la colegiata de la Casa Profesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here