Un relicario para una lágrima


La hermandad de Jesús Caído sigue cuidando con esmero su rico patrimonio

lágrima
Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad./Foto: Jesús Caparrós

Desde esta semana, la hermandad de Jesús Caído cuenta con una pieza muy especial dentro de su -ya de por sí- rico patrimonio. Se trata de una lágrima de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad, que está custodiada en un relicario que le ha proporcionado la cofradía de San Cayetano, de cara a que pueda ser contemplada por los hermanos de la institución penitencial.
Relicario que guarda la lágrima de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad./Foto: Caído

Como se ha explicado desde el Caído, “recientemente, la hermandad ha adquirido un relicario que contiene una lágrima de la Virgen. La lágrima de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad se encontraba en mal estado por lo que fue sustituida cuando el año pasado se restauró en el taller de Regespa. De esta forma, ha quedado expuesta en las vitrinas de la casa de hermandad y en breve se incluirán en el relicario unas astillas procedentes de la restauración de Jesús Caído”.
Cabe recordar que el taller de Regespa, que capitanean Enrique Ortega y Rosa Cabello, realizó en el plazo de un año las restauraciones de Jesús Caído y de la Virgen de la Soledad. En ambos casos y como se apuntó desde la hermandad, en los informes previos realizados por Ortega sobresalió el hecho del buen estado de conservación de las imágenes, pese a su historia centenaria.
El cuidado de la hermandad por su patrimonio también ha quedado de manifiesten la reciente restauración del paso del Señor, que es el más antiguo de los que procesionan en la capital cordobesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here