Antonio Leiva: “Va a ser algo único e irrepetible”


La Reina de los Mártires transitará por enclaves muy especiales, cuyo significado recuerda el hermano mayor de la Buena Muerte

madrugá reina
Palio de la Reina de los Mártires./Foto: Eva M. Pavón

Este fin de semana los cofrades de la capital cordobesa podrán disfrutar de unas estampas poco acostumbradas. Y es que, con motivo del 75 aniversario fundacional de la hermandad de la Buena Muerte, Nuestra Señora Reina de los Mártires será trasladada el viernes, de forma extraordinaria, a la basílica pontificia de San Pedro. En dicho templo, la titular mariana de la cofradía de la Madrugá cordobesa estará expuesta en besamanos y se celebrará su tercer día de triduo.
La Virgen irá en parihuelas y transitará por un recorrido -tanto a la ida como a la vuelta- especialmente estético, pese a que ha habido que realizar algunas modificaciones para adaptarse a las necesidades del área de Seguridad municipal. Si bien, el hermano mayor de la Buena Muerte, Antonio Leiva, no ha dudado en destacar a La Voz que “hemos tenido buena sintonía con él área de Seguridad”. Mientras que las modificaciones se han debido al paso por las “calles transitadas por el tráfico rodado”.
Leiva ha valorado -respecto al recorrido- que, “tanto a la ida como a la vuelta, haremos paradas simbólicas en enclaves como la Compañía, por los Jesuitas; Capuchinas, por San Rafael, quien corroboró que las reliquias de los Santos Mártires; y San Zoilo, por el mártir”. Y ha subrayado el “recuerdo del año 2005 en San Pedro y el acto tan especial del besamano extraordinario de la Reina, que va a ser algo único e irrepetible”.
Con el acompañamiento de la capilla musical de la Misericordia en su itinerario de ida, la Reina de los Mártires transitará camino de San Pedro Gondomar, Plaza de las Tendillas, Duque de Hornachuelos, Plaza de la Compañía, María Cristina, Claudio Marcelo, Espartería, Pedro López Gutiérrez de los Ríos, Plaza de la Almagra, Escultor Juan de Mesa y Plaza de San Pedro.
Para el itinerario de regreso a San Hipólito, la Reina de los Mártires transitará, esta vez sí, por la Corredera (desde San Pedro, Escultor Juan de Mesa y Almagra), para enfilar la Espartería y llegar a Capitulares. Desde ese enclave, la bella dolorosa caminará por Alfonso XIII, convento de las Capuchinas, San Zoilo (por donde pasara en los años 1986 y 1987), Plaza de San Miguel, Góngora, Bulevar del Gran Capitán, Alonso de Aguilar y, desde allí a San Hipólito.