Manuel Vida: “La sensibilización es un reto que tenemos para desmontar muchos de los bulos que corren”


“A nivel popular, si vas a un comercio y sale la conversación, salen a relucir los tópicos, que si colapsan la sanidad, que si quitan el trabajo…”

Manuel Vida./Foto: BJ
Manuel Vida./Foto: BJ

Unas 80 personas han participado en la mesa redonda aproximación a la realidad de los inmigrantes en Córdoba este viernes. La iniciativa se ha realizado a propuesta de la Delegación y Mesa diocesanas de Migraciones, cuyo responsable es el sacerdote, Manuel Vida. Este nos relata en la siguiente entrevista, cuáles son los objetivos que persiguen, para qué nació la Mesa, así como la labor que realizan en la Delegación.
-¿En qué consiste el trabajo de la Delegación?
-En la Delegación diocesana de Migraciones venimos de toda la tradición bíblica de la Doctrina Social de la Iglesia y la preocupación por el más desvalido, marginado. Hemos hecho un pequeño programa, donde un objetivo fundamental es sensibilizar tanto a la sociedad, en general, como a la Iglesia, en particular, de la situación de indiferencia, de exclusión, en que se encuentran muchos de los inmigrantes que llegan. Aparte, promovemos algunas acciones de tipo formativo. Y también hemos puesto en marcha una Mesa de encuentro, integrada por aquellas entidades religiosas o cristianos de a pie que trabajen con el mundo de la inmigración, para juntos formarnos, ver cuáles son nuestras necesidades, nuestras carencias, orar juntos y afrontar, entre todos, el asunto de la inmigración.
-¿Cuántas personas están trabajando en la Delegación?
Manuel Vida./Foto: BJ

-De 12 a 15. Pero somos menos porque hay tres inmigrantes, que la mayoría de las veces no pueden participar en las reuniones, porque están trabajando (echan muchas horas). Hay que tener en cuenta también que son personas voluntarias.
-¿Cuál es la situación de los inmigrantes en Córdoba?
-La primera razón por la que creamos la Mesa fue porque desconocíamos la situación de los inmigrantes. En líneas generales, hemos sondeado para ir conociendo mejor su situación. Muchos vienen de paso, la población principal la componen marroquíes y ecuatorianos. Los que menos son los subsaharianos, ya que, aunque son los más visibles, luego no son tantos.
-Hace unos meses, Córdoba acogió dos oleadas de inmigrantes ¿Cómo se vivió desde la Delegación?
-Pensé en hacer un sondeo entre las entidades religiosas para ver qué disponibilidad teníamos de pisos y locales. Pero nosotros tenemos que estar más en el tema de la sensibilización pública que en ofrecer recursos. Quizá, esto es más cuestión de Cáritas, porque la integración pasa por ellos y ayudan a unos y otros.
-¿Está la sociedad cordobesa sensibilizada con esta realidad?
-Creo que, en general, lo que corren son más bulos que otra cosa. A nivel popular, si vas a un comercio y sale la conversación, salen a relucir los tópicos, que si colapsan la sanidad, que si quitan el trabajo… Y la realidad es que, cuando pones datos concretos, es todo lo contrario. Son muchos menos los que acuden a los centros de salud. Soy párroco y, muchas veces, me solicitan: “¿Sabes de alguien que pueda quedarse con mi madre?” No encuentras a gente del barrio, sino que tienes que echar mano de los inmigrantes. La sensibilización es un reto que tenemos, para desmontar muchos de los bulos que corren por ahí. Se dicen verdades poco reflexionadas y contrastadas y todo el mundo las transmite como si fueran verdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here