El día de Santo Tomás de Villanueva


Agrupación musical Santo Tomás de Villanueva./Foto: STV
Agrupación musical Santo Tomás de Villanueva./Foto: STV

La jornada de este 10 de octubre es muy especial, para una de las agrupaciones musicales que tocan en la capital cordobesa. Se trata de Santo Tomás de Villanueva, que este miércoles celebra la festividad de su patrón, quien fuera una figura imprescindible dentro de la Iglesia española del siglo XVI.
Nacido en Ciudad Real, la agrupación musical Santo Tomás de Villanueva tomó el nombre de uno de sus hijos más célebres y lo ha llevado como bandera por numerosos lugares de la geografía española. Entre ellos, Córdoba ocupa un lugar de privilegio, ya que la banda puso sus sones tras el misterio de Humildad y Paciencia. Mientras que, en la actualidad, hace lo propio cada Miércoles Santo, junto a la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Pasión. Hermandad con la que este pasado verano ampliaba su relación para los próximos cuatro años.
Santo Tomás de Villanueva
Lienzo donde se representa a Santo Tomás de Villanueva.

Como se recuerda en la página de la Diócesis, le llamaban “el divino Tomás”, Era un inmenso predicador, que había nacido en Fuenllana (Ciudad Real) en 1486, de padres caritativos, de los que heredó su amor por los pobres: “Madre, le dijo Tomás, ya podéis dejar pan abundante en la panera; pues si no tenéis cuidado, pronto no habrá una sola gallina en el gallinero”. Vivió sus primeros años en Villanueva de los Infantes, de donde recibirá el “nombre”.
A los 15 años, fue enviado a estudiar a la Universidad renacentista de Alcalá, de la que llegó a ser maestro, con una vasta competencia en las ciencias humanas y sagradas. Allí obtuvo, el título de “Maestro” de lógica, física y metafísica. Continuó estudiando teología durante tres cursos. Bachiller en artes y Licenciado en Teología, le encargaron la Cátedra de Lógica. Sus estudios en Alcalá le habían dejado una profunda impronta humanística. Poseía una inteligencia excepcionalmente lúcida y un criterio muy práctico para dar opiniones sobre temas difíciles. Pero tuvo que ejercitarse continuamente para adquirir una buena memoria y luchar mucho para que las distracciones no le alejaran de los temas que quería tratar.
En Salamanca viste el hábito de la Orden de San Agustín, que, por aquellos mismos días, Lutero tira a las zarzas. Se ordena de Sacerdote en 1518. Fue nombrado Prior de Salamanca, Provincial de Andalucía, Prior de Burgos; Provincial de Castilla, Prior de Burgos. Carlos V, que siente por él una especial predilección y le considera una persona clave para la reforma de su reino, le nombra predicador y consejero suyo. El emperador Carlos V le había ofrecido el nombramiento de arzobispo de Granada, pero él no lo aceptó. Tomás se negó a obedecer al emperador. Sólo aceptó tan alto cargo cuando su superior se lo mandó bajo obediencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here