José Ignacio Munilla: “A veces, podemos ser fieles y no disfrutar de que lo somos”


Munilla
El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla./Foto: Diócesis

El obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha visitado Córdoba este viernes. El motivo ha sido el de pronunciar la conferencia Claves de la espiritualidad del Corazón de Jesús en el mundo de hoy. La misma se enmarca en el ciclo de actividades programadas para el año Jubilar del Sagrado Corazón de Jesús y que ha dejado patentes interesantes reflexiones del prelado.
En una entrevista concedida a la diócesis, el obispo de San Sebastián ha reflexionado sobre la espiritualidad intrínseca al Corazón de Jesús, recordando que “San Ignacio de Loyola, habla del “conocimiento interno del amor de Cristo”, consciente de que la Revelación en la formulación de la fe tiene que ser interiorizado por nosotros y, en esta interiorización de quien es Cristo para nosotros, un factor muy importante es llegar a percatarnos de manera experiencial -no solo teórica- de cómo Jesucristo nos salva, cómo el amor es el motor de la redención”.
“Han ido pasando los siglos y algunos dicen que es una advocación moderna, en el sentido de que Santa Margarita María y Bernardo de Hoyos son recientes, pero yo lo explico en que hemos creciendo en el conocimiento interno del amor de Cristo, no porque seamos muy inteligentes sino porque Dios mismo se ha ido revelando a través de la acción del Espíritu Santo y llegado a la plenitud de los tiempos, al igual que la Virgen María ha ido haciendo intervenciones en la historia en Fátima o Lourdes, el Corazón de Jesús también se ha mostrado a determinados santos para manifestar que Dios nos quiere y que esta gran herida afectiva que tiene nuestra generación, a la que le falta la autoestima y  sufre mucho al no sentirse querida, tiene una respuesta en el Corazón de Jesús”, ha explicado Munilla.
Los motivos de la infelicidad 
Acerca de cómo explicar la consagración de una ciudad al Sagrado Corazón, el obispo ha destacado que “es una explicitación de que somos de Cristo por el bautismo. Es la clave de nuestra espiritualidad, tenemos una identidad”. En este sentido, Munilla ha subrayado que “el motivo de la infelicidad no es no tener algo, sino no disfrutar del don que tenemos, esa es una de las mayores desgracias que tenemos. A veces, podemos ser fieles y no disfrutar de que lo somos. La consagración al Corazón de Jesús significa disfrutar del ser de Dios, requiere gozar de ello porque tengo madre, tengo madre y familia y ese es el mayor gozo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here