Cuando los católicos cordobeses mostraron su importancia en la sociedad


El obispo visita a los participantes en la jornada matinal./Foto: Luis A. Navarro

“¿Quién ha dicho que la Iglesia tiene una presencia insignificante en nuestra sociedad?” Esta interrogación del obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, durante la homilía en la plaza de toros con motivo del Encuentro diocesano de Laicos era respondida tanto por el prelado como por los millares de cristianos cordobeses, que no dudaban en sumarse a la alegría de un acontecimiento que ha definido a toda Córdoba, como una tierra de fe.
La plaza de toros, durante el Encuentro de Laicos./Foto: Luis A. Navarro
La plaza de toros, durante el Encuentro de Laicos./Foto: Luis A. Navarro

Cerca de diez mil personas, venidas de todos los puntos de la diócesis de Osio, se desplazaban a la capital para vivir una jornada histórica, de la que el próximo domingo se cumplirá un año. “Cuando he visitado todas las parroquias, una por una, en estos pasados siete años de visita pastoral, he podido estrechar la mano de miles y miles de seglares, hombres y mujeres, jóvenes y adultos, que viven su fe en torno a su parroquia, en grupos apostólicos asociados y en comunidades, en torno a las cofradías y hermandades y en grupos que amplían entre los laicos la familia religiosa de los distintos carismas”, subrayaba el obispo.
autobuses jóvenes
Encuentro diocesano de Laicos en el colegio Trinidad./Foto: Luis A. Navarro

Con la plaza de toros como imponente escenario de la fe mayoritaria de los cordobeses, el prelado confesaba como “he constatado que la presencia de la Iglesia y su acción beneficiosa para la sociedad en esta diócesis de Córdoba es inmensa”. Ello pese que, “a veces quiera minusvalorarse o incluso silenciarse”.
“Hoy delante de toda la diócesis aquí representada, delante de todos los medios de comunicación quiero decir alto y claro: Iglesia santa de Cristo, que vives en esta diócesis de Córdoba, gracias por tu fidelidad al Evangelio, gracias por tu impulso misionero, gracias por tu testimonio de caridad”, manifestaba Demetrio Fernández en una jornada escrita con letras de oro en la historia de la diócesis.
“Una jornada muy completa”
Pocos días después de aquel inolvidable día el obispo ofrecía a La Voz su valoración sobre este multitudinario evento. El prelado destacaba que fue “una jornada muy completa”, que se inició a primera hora de la mañana en el colegio Trinidad. Y recalcaba que “fue un día grande, que se preparó con mucho esmero”. En este sentido, Demetrio Fernández ponía de relieve que, al frente estaba la Delegación diocesana de Apostolado Seglar y el vicario general, “pero han contado con muchos colaboradores”.
Encuentro de Laicos./Foto: Eva M. Pavón

Demetrio Fernández realizaba un repaso por los diferentes actos llevados a cabo durante el Encuentro. Por este motivo, el obispo subrayaba que ya la oración inicial “nos centró en lo que veníamos a hacer”. Y remarcaba el papel de los jóvenes, que “tuvieron un gran protagonismo en tres momentos: al comienzo, en la procesión y en el concierto“. Asimismo, el prelado ponía de relieve que, en la parte matinal, se pudo profundizar en los temas (familia, educación, caridad, identidad del laico) que, previamente, se habían venido trabajando durante más de un año. “La mañana dio de sí mucho y quedé muy contento” porque los formatos fueran testimoniales. De hecho, el pastor de la diócesis daba cuenta de la importancia de ver las ideas, reflejadas en personas que comparten su experiencia de encontrar en la fe la razón y la alegría.
Una tarde para la historia
Demetrio Fernández./Foto: Eva M. Pavón

Sobre la jornada de la tarde, el obispo desvelaba que “pedimos al Señor que nos diera un buen día y nos lo dio”. Y no dejaba de resaltar que “la entrada en la plaza de toros fue apoteósica”. Así ha recordado lo “emocionante” que fue la llegada de la Virgen de la Fuensanta entre aplausos, al igual que el que recibió el Santísimo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here