Para el recuerdo: La levantá de Fray Ricardo a la Divina Pastora


David Arce toca el martillo y avisa a su cuadrilla: “Os va a hablar el que manda aquí”. Fray Ricardo se acerca al paso de la Divina Pastora de las Almas y deja un momento para el recuerdo. Comienza respondiendo a Arce diciendo a los costaleros que “yo no mando nada eh, manda Dios y manda su madre, a la cual acompañamos y obedecemos”.
“Vamos a pasar por esta calle, que sabe que tiene muchos secretos y ella guarda de mi madre, que ya no está, viéndola y rezándole”, prosigue el religioso. Y añade que su madre “le rezaba por mí cuando yo estaba en su vientre. Hacedlo por vuestras madres y por la mía”, concluye Fray Ricardo.

Con esas pocas, pero certeras palabras, la cuadrilla de la Divina Pastora ha transitado por la calle Burell, una de las que -como bien decía Fray Ricardo- guarda secretos y ha sido uno de los escenarios más entrañables del caminar de la Divina Pastora -una década después- por una Córdoba a la que ha vuelto a abrazar.
Fray Ricardo ha vuelto a regalar uno de esos momentos que definen su enorme personalidad y que muestran al hombre, que hizo de la Semana Santa de la ciudad que lo vio nacer lo que es en la actualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here