La otra procesión del sábado


El grupo joven de la hermandad de la Pasión lleva a cabo la salida del paso de la Santa Cruz

procesión
Procesión de la Santa Cruz, organizada por el grupo joven de la hermandad de la Pasión./Foto: GJ Pasión

La jornada de este sábado tenía a María Auxiliadora como una de las grandes protagonistas de la agenda cofradiera de Córdoba. Pero no fue la única. Y es que, por las calles del Alcázar Viejo, los jóvenes de la hermandad de la Pasión volvieron a dejar muestra de su ilusión y su buen hacer, por medio de la procesión de la Santa Cruz.
Una salida que tuvo como principal novedad el acompañamiento musical, que llevó la Santa Cruz. Y es que, si en los últimos años había llevado los sones de la agrupación musical de la Sagrada Cena, en esta ocasión se optó por cambiar de género y las cornetas de la Coronación de Espinas dejaron su característico sello cigarrero por las calles de San Basilio. Ello con un repertorio cuidado, una afinación envidiable y los matices en el metal que aporta Vicente Moreno.
En el cortejo, además de los miembros del numeroso grupo joven de la cofradía que dirige Manuel Díaz, se dieron cita las secciones juveniles de un nutrido elenco de hermandades. Un gesto que, por cotidiano, no dejó de pasar desapercibido y propiciar el agradecimiento de los chicos de la Pasión.
Una procesión que volvió a dar cuenta de que el futuro de la hermandad del Miércoles Santo es más que esperanzador, mientras su presente cuenta con una vitalidad envidiable.