El regalo hermano mayor y tres miembros de la junta a Humildad


La hermandad de la Paz descubre el retablo cerámico dedicado a su titular, realizado por el sevillano Paco Moya, sobre una fotografía de Eva María Pavón

humildad
Bendición del retablo cerámico./Foto: Luis A. Navarro

La cofradía de la Paz está viviendo una jornada muy especial este martes. Y es que, durante la misma, se ha bendecido un retablo cerámico que preside la entrada de su casa de hermandad, con el Señor de la Humildad y Paciencia como protagonista. A ello hay que sumar que, en unos minutos, se descubrirá la túnica donada por su cuadrilla de costaleros y se presentará la papeleta de sitio de la salida extraordinaria.
La elegante pieza ha sido realizada por el artista sevillano Paco Moya, tomando como base una instantánea de Eva María Pavón, colaboradora habitual de La Voz de Córdoba. Un regalo para la vista que, desde hoy, marcará la bajada a la Cuesta del Bailío.
El retablo ha sido donado por el hermano mayor, Enrique Aguilar, y tres miembros de su junta de gobierno. Mientras que, cabe destacar, que el acto ha contado con la presencia de los ediles del Partido Popular, Luis Martín y Carmen Sousa; además de un nutrido grupo de hermanos de la corporación del Miércoles Santo.
El autor

Como se indica en su espacio web, Paco Moya nació en Los Molares, provincia de Sevilla en 1966, marchando a vivir a Sevilla cuando contaba 7 años. Destaca ya a temprana edad sus dotes para el dibujo y la pintura, ganando varios premios en su edad escolar y adolescencia. En 1987 entra a formar parte de la afamada fábrica de cerámica artesanal sevillana Hispalcerámica,  antigua Ceramibérica, donde se habían formado gran parte de los ceramistas de la época. Entrando en contacto por primera vez con el mundo mágico de la cerámica artística y decorativa. Época de gran actividad y crecimiento artístico, donde trabaja en la creación de diseños y nuevos modelos de azulejos para la firma, zócalos, cenefas, rótulos e innumerables creaciones ornamentales colocadas por numerosos países de todo el mundo. A la vez que colabora con otros talleres en la creación de retablos cerámicos, obras cumbres para la cerámica artística sevillana desde finales del siglo XV hasta hoy.
Innumerables retablos cerámicos adornan hoy muchas paredes de iglesias y casas de hermandades de toda España, donde el gentil viajero cansado del camino, y sorprendido por las magníficas y sagradas imágenes, reposa su cansancio y ora por su consuelo. Así son los retablos cerámicos que han surgido de sus pinceles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here