No habrá culto compartido “en ningún momento”


Isabel Ambrosio./Foto: BJ

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, lo tiene claro -o eso intenta aparentar- con respecto a la situación de la Mezquita-Catedral. La regidora quiere -así lo ha manifestado- retornar a la situación previa al año 2006, cuando la Iglesia inmatriculó un templo que ya era suyo. De hecho, la reforma de la Ley Hipotecaria sirvió para eso, elevar a lo público la propiedad de la que ya se gozaba.
Sin embargo, y en un alarde de desconocimiento, Ambrosio defiende que antes de esa fecha la Mezquita-Catedral era pública, obviando que el edificio es propiedad de la Iglesia desde que fue entregado a ella por San Fernando en 1236.
Fechas y omisiones municipales al margen, lo que la primera edil no se plantea es que el templo catedralicio tenga culto compartido. Así lo manifestaba este miércoles cuando, requerida sobre la cuestión, era tajante al indicar que ese supuesto que ya propugnaba Mansur Escudero no se producirá “en ningún momento”.
“Sigo insistiendo en el dominio público y la propiedad del pueblo; respeto y, por supuesto, continuidad del culto católico que se realiza dentro de la Mezquita-Catedral; y la posibilidad de trabajar desde todas las instituciones, para reforzar una de nuestras grandes joyas”, subrayaba la alcaldesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here