Villaviciosa, una procesión que mira a la historia de Córdoba


La hermandad de San Lorenzo realiza una brillante procesión, en la que se cumplían diez años del acompañamiento musical de la Esperanza

Nuestra Señora de Villaviciosa./Foto: Luis A. Navarro

Hay hermandades que gusta ver, que guardan el poso del trabajo bien hecho y son garantes, no solo de su historia, sino de la fe de un pueblo. Y la de Villaviciosa, la primitiva como reza en su título, lo es. No hace tanto desde que la cofradía letífica recuperó su salida procesional por la feligresía de San Lorenzo y, sin embargo, parece que lleva toda la vida. Esta señal, unida a siglos de devoción, es la mejor prueba de un fantástico trabajo, que se ha vuelto a ver en la procesión de este domingo en el corazón de Córdoba.
Los sones de la banda de música María Santísima de la Esperanza arropaban a la Divina Enfermera. Los mismos cumplen una década, recreándose en la atmósfera de la procesión que, cada septiembre, encamina sus pasos hacia Jesús Nazareno. El repertorio, cuidado y exquisito, volvió a deleitar a los centenares de cordobeses que quisieron acompañar en su itinerario a Nuestra Señora de Villaviciosa.

Un recorrido que tiene su propia carrera oficial. Y no es otra que la camina hacia la iglesia-hospital de Jesús Nazareno. Allí, en la raíz de la mejor Córdoba que fue, la memoria del beato Cristóbal de Santa Catalina resplandece en la hermandad de Villaviciosa y su homóloga de Jesús Nazareno. Dos cofradías unidas por una figura imprescindible para entender cómo respiró esta ciudad y conseguir así mantener su pulso vital, en un tiempo donde las modas no lo hacen fácil.
La Divina Enfermera, tras las precisas y austeras órdenes de Fernando Chiachío, ya está en su templo. Y, en su rostro, queda claro el estrato de una historia contada, cada septiembre, en una procesión que habla de, para y es de la mejor Córdoba posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here