David Arce, una garantía de éxito



Si un cordobés fue quien esculpió a una de las grandes devociones universales, Jesús del Gran Poder, fue otro -siglos más tarde- quien fuera de los pocos habitantes de la ciudad en tener el privilegio de tocar el martillo del que “cura los resfriados”. Se trata del capataz David Arce quien, durante los últimos años, atraviesa un momento dulce en las labores de mando.
Así quedó de manifiesto en la confianza depositada por la hermandad de las Penas de Santiago, con Jesús Casero al frente, para que fuera Arce el responsable del palio de la Virgen de la Concepción. Una labor que ha venido desarrollando durante los últimos tres años, con gran solvencia. La misma que ha mostrado esta última década al frente del misterio de la Sentencia. A lo que hay que sumar una dilatada trayectoria como responsable de los pasos de Luis Miguel Carrión y los últimos años como auxiliar de los Villanueva (con los que también fue costalero), en algunos de los pasos más afamados de Sevilla.
Un recorrido que comenzó en la hermandad de la Buena Muerte y que tuvo uno de sus momentos más brillantes al frente de las Angustias. Y todo este bagaje se pudo apreciar el pasado viernes en la procesión de San Lorenzo. Con la labor milimétrica de sus costaleros, la cuadrilla del cotitular de la cofradía del Calvario dejó muestras evidentes de la importancia de tener a un buen capataz, en todos los aspectos. Y es que Arce es una garantía de éxito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here