Una procesión que vino para quedarse


La salida procesional de San Lorenzo se afianza gracias a la apuesta de la comunidad parroquial y la hermandad del Calvario

procesión
Procesión de San Lorenzo Mártir a su paso por la calle Jesús del Calvario./Foto: Francisco Patilla

La del 10 de agosto se ha convertido, durante estos últimos años, en una de las citas del verano cofrade cordobés. Centenares de fieles acuden a ver la procesión de San Lorenzo que se ha hecho realidad gracias a la apuesta del párroco del templo fernandino, Rafael Rabasco, así como de la hermandad del Calvario -el mártir es cotitular de la cofradía- desde la etapa de Rafael Guerra al frente de la misma.
San Lorenzo sobre su paso procesional./Foto: Francisco Patilla

La procesión de 2018 será recordada por varios aspectos que han llamado -para bien- la atención. Uno de ellos ha sido el paso sobre el que ha procesionado la efigie. El mismo que, hace tiempo, utilizaba la hermandad de la Sagrada Cena para su procesión del Corpus. Atrás quedaron el de María Auxiliadora y el de la Divina Pastora de Capuchinos, utilizados en años anteriores. A lo que hay que sumar la cuidada decoración del paso llevada a cabo por Francisco Mira.
También destacó el afianzamiento de la agrupación musical del Nazareno de Cañete de las Torres que, por segundo año, puso sus sones a San Lorenzo. Ello en una procesión en la que se notó la mano de David Arce al frente de una cuadrilla de costaleros, que mostró un andar impecable. La labor llevada a cabo por el experimentado capataz se notó y mucho, para mostrar el buen hacer de los costaleros.
Y, todo, con una notable asistencia de público que, en pleno mes de agosto y con vacaciones de por medio, deja de manifiesto el atractivo que ofrecen a la ciudad y sus habitantes las cofradías, para que tome nota a quien le corresponda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here