El último estudio en el que trabajó ‘Juanito, el escultor’


La hermandad de la Paz realiza un itinerario cultural, dentro de los actos conmemorativos de 75 aniversario del Señor de la Humildad y Paciencia

juanito
Taller de Juan Martínez Cerrillo./Foto: LVC

“Hombre polifacético, amable, cercano y siempre de buen humor, en nuestra capital, fue el protagonista indiscutible de los años más difíciles de la España triunfal. Su taller de la plaza de San Rafael, al cobijo protector del Arcángel Custodio, siempre fue un hervidero de cofrades y de amigos que acudían a su estudio para conocer el estado de sus encargos, para concertar nuevas obras con que engrandecer el patrimonio de sus hermandades o simplemente para disfrutar de un rato de charla amable, sosegada y siempre chispeante”.

“En aquel templo del arte, lo mismo “recibían culto” las tallas de más unción que las imágenes de patios, paisajes o procesiones de Semana Santa plasmadas con luminosa paleta de color y pincelada suelta y decidida. También el guadamecí, de profundas raíces mahométicas, lo mismo era transformado en oración a San Rafael que reproducía la extensa iconografía del maestro Romero de Torres. De espíritu inquieto, diseñó el guion procesional de la Hermandad de la Esperanza, fue vestidor de las imágenes que habían salido de sus manos, creó aquellas famosas velas rizadas para las que utilizaba patatas como molde. Recuerdo imborrable de aquellos años de la plaza de San Rafael, fueron sus celebrados belenes con los que nos deleitaba a la chiquillería del barrio, con aquellas escenografías de luces cambiantes y realizadas con papel de estraza, salpicado de una amplia gama cromática, consiguiendo de este modo el efecto de las montañas”.

Con estas justas afirmaciones defendía Francisco Román, en La Voz de Córdoba, a una de las figuras imprescindibles de la Semana Santa de Córdoba: Juan Martínez Cerrillo. Su figura, la de Juanito, el escultor -como lo llamaban sus amigos-, supuso un antes y un después para las cofradías de la capital, en el contexto de una España muy diferente a la actual.
Una época de contrastes en la que, el imaginero de Bujalance realizó la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia. La misma que, durante este 2018, celebra 75 años de devoción, al amparo de un nutrido programa de actividades. Una de las cuales ha tenido lugar este sábado. Se trataba de un itinerario cultural, que ha discurrido por algunos de los enclaves cordobeses que formaron parte de la vida de Juanito.
Dirigido por el doctor en historia del Arte y pregonero de la Semana Santa de Córdoba de 2017, Francisco Mellado Calderón, la iniciativa ha resultado todo un éxito de participación. Y ha contado con la visita a los tres talleres donde trabajó el artista: el de Santa María de Gracia, San Rafael y -el último- de Enrique Redel. A lo que hay que sumar el reconocimiento a la figura de un hombre que, desde sus posibilidades, cambió para siempre la Semana Santa de la Ciudad. La misma que ayer recorrieron los cofrades de la Paz para tener más presente que nunca a Juanito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here