‘Devoción y Poesía’: El homenaje de los Dolores a Pablo García Baena


La hermandad de San Jacinto organiza una interesante conferencia, pronunciada por el periodista y amigo del poeta, Jesús Cabrera

“Todos los que estamos aquí nos estremecíamos el pasado 14 de enero al conocer el fallecimiento de Pablo García Baena. Los sobrinos y sobrinos nietos perdían a un tío que era algo más que el eje vertebral de la familia, la ciudad de Córdoba decía adiós a uno de sus hijos que mejor la conocían, el mundo de las letras quedaba en la orfandad de una de sus referencias más brillantes y esta hermandad comenzaba a sentir el hueco de su presencia, tan constante como discreta, en los actos organizados con cualquier motivo o en la misa dominical, cuando gustaba de la preferencia de esos bancos a la mitad del templo, desde donde gozaba de la presencia eterna de Nuestra Señora de los Dolores”.

García Baena
Jesús Cabrera, durante el homenaje a Pablo García Baena./Foto: LVC

Con esas palabras comenzaba Jesús Cabrera una interesante conferencia en la que repasó a la perfección la biografía de García Baena. Ello conjugando con su perfil personal: “’Mi religiosidad es muy humana’, solía responder Pablo, con lo que los paganistas se sentían satisfechos sin saber que lo que realmente decía es que toda religiosidad, con sus virtudes y sus defectos, es siempre muy humana, como la de Santa Teresa de Jesús, como la vuestra o como la mía”.
Un exhaustivo repaso por la labor creativa del poeta en relación con la imagen de Nuestra Señora de los Dolores marcaba una ponencia que tuvo un colofón inigualable. Y es que el homenaje concluyó con la propia voz de Pablo García Baena. Se trató de una grabación, correspondiente a un acto organizado por la Real Academia de Córdoba en su sede de la calle Ambrosio de Morales. Fue en el otoño de 1999 y esta lectura la completó con las obras dedicadas a la Madre de Dios en sus Tristezas y a la Virgen de las Angustias.