Fernando Cruz-Conde: “A Juan Pablo II le debo la vocación”


El sacerdote recuerda de este tiempo de ministerio, cómo pudo asistir espiritualmente a su padre en el momento en que fallecía

Cruz-Conde
Fernando Cruz-Conde./Foto: Jesús Caparrós

El pasado sábado, la iglesia de el Salvador y Santo Domingo de Silos se llenaba de fieles, sacerdotes, familiares y amigos del sacerdote y canónigo de la Catedral, Fernando Cruz-Conde. En una celebración muy especial, se realizaba la acción de gracias por sus 25 años de ministerio sacerdotal. Minutos antes, el presbítero atendía a La Voz en la sacristía de la Compañía y repasaba -con gran emoción- algunos de los momentos más intensos de esta andadura, caracterizada por la entrega permanente a los demás.
Cruz-Conde recuerda el 12 de junio de 1993 como un día “muy emocionante”. Y confiesa que, “en algún momento pensé que el Papa tenía una cara malísima y pensaba, que no nos ordena (sonríe)”. E insiste en la emoción de aquel momento, “porque le debo prácticamente la vocación -la decisión- al Papa”.
 “El Señor sostiene y ayuda”
Estos 25 años de sacerdocio han sido muy intensos para Cruz-Conde. De los mismos destaca “las parroquias en las que he servido, las personas. He tenido a mucha gente que nos ha querido y nos hemos sentido muy acompañados”. A ello añade que “nunca ha faltado trabajo y siempre el Señor sostiene y ayuda”.
El sacerdote recuerda algunos de los instantes más intensos de este cuarto de siglo de servicio a los demás y a la Iglesia, con mucha emoción. “Han sido muchos momentos, gracias a Dios. El año 2000 fue muy importante con el Papa Juan Pablo II, que me sostuvo mucho. La muerte de mi padre, haberle podido asistir, estar en el mismo momento en que moría. Estaba diciéndole que la Virgen te acompañe y fue el momento en que expiró”.
Finalmente, Cruz-Conde desvela a quienes recordará hoy: “Además de mi padre y de mi hermano, me acordaré del Papa San Juan Pablo II, al que le debo mucho”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here