Agustín Moreno: “Recuerdo los ojos azules de Juan Pablo II, cuando nos dimos la Paz”


El sacerdote celebra hoy misa con el Papa y tendrá presentes “a los muchísimos fieles que me han pedido oraciones”

Agustín Moreno./Foto: Jesús Caparrós
Agustín Moreno./Foto: Jesús Caparrós

El párroco de Santa María Madre de la Iglesia y canónigo de la Catedral de Córdoba, Agustín Paulo Moreno Bravo, cumple este martes 25 años desde su ordenación como sacerdote. Fue el 12 de junio de 1993, cuando en el pabellón San Pablo de Sevilla era ordenado por el entonces Papa, Juan Pablo II. Moreno recuerda de aquella jornada que “fue emocionante”. Y apunta que “hacía mucho calor en el polideportivo, con las cámaras y la gran cantidad de personas que se dieron cita.
Uno de los detalles de aquella jornada que no olvida es “los ojos azules de Juan Pablo II, cuando lo abracé y al darnos la paz”. Y confiesa que, recién ordenado, “me costaba un poco de trabajo asimilar que ya era sacerdote cuando volvía de Sevilla. En el autobús (de vuelta) me preguntaban ¿Cuándo te vas a poner a confesar? Y caía en la cuenta de que ya podía perdonar los pecados”.
Un cuarto de siglo de servicio
Sobre sus 25 años de ministerio, Moreno subraya que le da “muchas gracias a Dios, por su fidelidad hacia mí”. Y no se olvida de los lugares donde ha podido servir a la Iglesia y a los demás, como en el primer destino en Fuente Obejuna y en cuatro de sus aldeas: La Coronada, Aragallón, Rinconcillo y la Cañada del Gamo. Algunas de las cosas más bonitas que le han sucedido durante este cuarto de siglo fue la ampliación de estudios en Roma, para obtener el doctorado de Doctrina Social de la Iglesia. Como también define como “muy bonita, la experiencia de vicerrector en el Seminario San Pelagio y el trato con personas en las parroquias de Fuente Palmera y Fuente Carreteros, Almodóvar y Santa María Madre de la Iglesia”.
Momentos de intensidad espiritual
“Quiero destacar la ordenación propia en Sevilla. Es un motivo precioso”, recalca Moreno. Para el sacerdote, otro instante especialmente intenso fue el Bautismo y Primera Comunión de un soldado en la Base de Cerro Muriano, cuando estaba realizando el Servicio Militar. Y no olvida “el momento de las ordenaciones en la Catedral cuando era vicerrector del Seminario”. En este apartado recuerda las sensaciones de ver consagrarse a Dios a personas que “has estado formando”.
El sacerdote celebra misa hoy en Roma, junto al Papa Francisco. Un momento en el que lo acompañarán sus padres y familia. Y en el que, además, desvela que recordará a su parroquia y “a los muchísimos fieles que me han pedido oraciones”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here