La procesión del 500 aniversario


procesión
Salida de la Custodia de la Catedral./Foto: Luis A. Navarro

500 años, medio milenio, cinco centurias. Ésa es la edad de uno de los ostensorios más hermosos de cuantos posee la Iglesia. Y es el de Córdoba. Concretamente, la Custodia que idea Enrique de Arfe. La misma ha recorrido la Catedral y su entorno para poner el colofón -áureo- a la festividad del Cuerpo y la Sangre de Cristo. Una celebración que ha venido marcada por la gran afluencia de devotos, que no han querido faltar a la procesión de Su Divina Majestad. A ello hay que sumar un espectacular cortejo, donde las cofradías son parte importante.

De forma previa a la procesión, la Catedral ha acogido la celebración de la misa. Presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, el prelado ha comenzado señalando que “queremos celebrar hoy de manera solemne, lo que cada día celebramos los sacerdotes”. A lo que ha añadido que “este día es como una ampliación del Jueves Santo, cuando hemos celebrado la institución de la Eucaristía. Detengámonos a contemplar el misterio de la Eucaristía, en tono de fiesta y de alegría, entonemos cánticos de alabanza y de júbilo al que ha instituido este Sacramento en el Sagrario. Es en la Eucaristía donde encontramos el alimento de la vida eterna. Y nos invita a la intimidad de la oración”, ha subrayado el obispo.


“La fiesta de hoy nos hace caer a los sacerdotes en la cuenta de que hemos nacido en la Eucaristía y para la Eucaristía”, ha proseguido Demetrio Fernández. “A todos (laicos y consagrados) se nos invita a acercarnos a este sacramento”. En este sentido, el prelado ha invitado a reflexionar sobre “cómo nos acercamos a él. Jesús ha querido acercarse a nosotros sellando un pacto de sangre. Su sangre derramada en la cruz la que ha establecido esta nueva alianza”, que ha definido como una alianza de amor.

“Y es la del Cáliz la que se reparte en la Eucaristía como alimento de la vida eterna. El tesoro de la iglesia, no otro, cristo en la Eucaristía”. En ese momento, Demetrio Fernández ha destacado que, “por esto se han hecho estos ostensorios bellísimos como el de Enrique de Arfe, que cumple 500 años. Es la fe que se expresa en la orfebrería, en la pintura, en la arquitectura, en las costumbres… en las múltiples maneras en las que la fe se ha hecho cultura lo largo de la historia. Somos herederos de un gran tesoro, pero no de algo que se ha hecho viejo. La eucaristía es siempre un sacramento fresco, que da vida”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here