El hombre que llevó la carrera oficial a la Catedral


Emilio Aumente fue uno de los grandes artífices del traslado del recorrido común a su actual enclave

carrera oficial
Emilio Aumente durante la gala de La Voz./Foto: Jesús Caparrós

Emilio Aumente se va y lo hace en una muestra de coherencia con lo que siempre ha defendido. Con su marcha, las cofradías pierden a uno de los mejores interlocutores que han tenido con el gobierno municipal. Después de tres años en el ejecutivo (con un polémico comienzo a cuenta de girar tasa por las actuaciones de la Policía Local en las procesiones, extremo que nunca llegó a producirse), las hermandades cordobesas pueden hacer un balance ciertamente positivo de la relación con el concejal que llevó la carrera oficial a la Catedral.
La afirmación no es baladí, ya que -aunque las cofradías y su agrupación tomaron la decisión y pusieron lo mejor de sí- no deja de ser cierto que, muchos ediles del cogobierno y sus socios no veían ni ven el actual enclave del recorrido común. Por lo que el trabajo de Aumente cobra una relevancia notable.
carrera oficial
El hermano mayor de la Santa Faz y Emilio Aumente. /Foto: Jesús Caparrós

Los caballos de batalla de Aumente no han sido pocos, en ese apartado. El primero de los argumentos en contra que tuvo que sortear fue el de la seguridad; después vino el de la privatización del espacio público; más tarde los palcos y sillas; el presunto daño al patrimonio; y, ante todo, las quejas reiteradas de asociaciones y federaciones vecinales que -curiosamente- no se circunscribían al entorno donde se halla la carrera oficial.
La paciencia, así como el carácter dialogante y constructivo de Aumente han permitido que las cofradías estén donde están. A lo que hay que sumar que, en la medida de lo posible, se han cumplido las exigencias de los colectivos vecinales, en  la Semana Santa de 2018.
Con su marcha del ejecutivo, a Ambrosio le toca volver a designar responsable de las relaciones Ayuntamiento-Agrupación. David Luque cuenta con experiencia en el cargo. Si bien, sea quien fuere, le queda por delante un año preelectoral. Una difícil papeleta que, puede, influya en las ‘diplomacias’ y propicie que se eche de menos al hombre que llevó la carrera oficial a la Catedral.

1 Comentario

  1. Por favor. A ver si le vamos a tener que quitar la calle a pablo garcia baena para ponersela a este político. Las cosas en su justa medida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here