El obispo preside la festividad de la Dedicación de la Catedral de Córdoba


El templo mayor de la diócesis cuenta con la singularidad de que celebra este acontecimiento en dos ocasiones

córdoba
Celebración litúrgica de la Dedicación de la Catedral. de Córdoba/Foto: LVC

El templo mayor de la diócesis de Córdoba guarda, entre las singularidades que lo hacen único en el mundo, una que se conmemorará en la festividad de San Pedro y San Pablo, el 29 de junio. Se trata de la segunda dedicación de la Catedral. La primera se festeja este viernes 18 de mayo y se ha realizado a través de un cuidado ceremonial litúrgico en el templo mayor de la diócesis de Osio. La misa ha estado presidida por el obispo y concelebrada por el Cabildo Catedral de Córdoba.
Las dos dedicaciones

Cabe recordar que en la primera solemnidad, celebrada en el calendario litúrgico cordobés cada 18 de mayo, se evoca la primera dedicación del templo, es decir, su primera consagración al culto católico como templo principal de la ciudad. En esta primitiva dedicación, datada en el año 1146, la eucaristía y el canto de las horas litúrgicas serían presididos por don Raimundo, arzobispo de Toledo. En aquel momento, la ciudad de Córdoba había sido reconquistada por Alfonso VII, el Emperador, dentro de una campaña que desarrolló por buena parte de Andalucía. Si bien, fue una recuperación breve y no sería hasta casi un siglo más tarde, cuando la urbe volviera a ser cristiana.
Con fecha de 29 de junio de 1236, tendría lugar la segunda dedicación. Ese día, el monarca Fernando III, el Santo ordenó que el edificio fuese consagrado a la fe cristiana bajo la advocación de Santa María, en una ceremonia oficiada por el obispo de Osma. La creación del Cabildo Catedral de Córdoba, en el año 1239, supuso la preservación de la función litúrgica y de los demás fines que son desarrollados desde la institución capitular hasta la actualidad.