El Lucero de la tarde de Fray Ricardo


La salida de la Reina de los Ángeles de Gloria deja el detalle de un recuerdo muy ligado a la historia de la hermandad y de uno de sus nombres propios

lucero
Procesión de la Virgen de los Ángeles de Gloria./Foto: Luis A. Navarro

“Es una de esas historias bonitas que Fray Ricardo nos ha regalado a los cofrades, a los que nos gustan ese tipo de detalles”, confesaba Rafael Cuevas. Y es que la estrecha relación existente entre la hermandad seráfica y el religioso es indisociable. De ahí, el relato que sigue.

La Virgen de los Ángeles de Gloria salía a Córdoba este sábado con la saya azul, en cuya filacteria, podía leerse: Lucero de la tarde. Cuatro palabras que guardan un significado profundo -y no exento de carga simbólica- para la cofradía del Císter. Y es que, un 8 de diciembre, cuando la Virgen se preparaba para salir a las calles de la ciudad esa tarde, la lluvia se empecinó -durante toda la mañana- en arruinar las esperanzas de los cofrades de la Sangre.

El cielo abrió y la Virgen salió. Años más tarde, un Martes Santo de finales de la década de los 90, el día fue igual y, de nuevo, al llegar la tarde el cielo se quedó limpio de nubes. Un recuerdo que, cuando Fray Ricardo hizo para la imagen la saya, recordó aquellas jornadas y dijo que era del color azul de aquellos días. Un azul cielo especial. Porque la Reina de los Ángeles es el Lucero de la tarde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here