Las hermandades rechazan entrar en la Comisión del Casco Histórico


Los hermanos mayores acuerdan en la asamblea de la Agrupación, de forma unánime, no entrar en el organismo creado por el Ayuntamiento

García comisión
Vallas de los palcos en la carrera oficial./Foto: LVC

Las cofradías han dado un duro revés al Ayuntamiento este lunes. Y lo han hecho a través de una simbólica decisión en la asamblea de hermanos mayores, celebrada en la sede de la Agrupación este lunes. En la misma, se ha sometido a votación la participación de las hermandades en la Comisión de Usos del Casco Histórico (donde la entidad representativa de las corporaciones penitenciales y gloriosas tiene reservada un asiento). El rechazo a formar parte de este organismo ha sido unánime.
Cabe recordar que el pasado mes de febrero, el teniente de alcalde de Presidencia, Emilio Aumente, y la concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Córdoba, Alba Doblas, anunciaban la creación de la Comisión. Doblas explicaba que, por medio de la constitución de este ente, se atiende a “una demanda del Consejo del Movimiento Ciudadano”. Y recordaba que se incluyó también en el acuerdo presupuestario con Ganemos. Mientras que desvelaba la composición de la comisión. La misma estaría integrada por cuatro representantes del Distrito Centro, uno del Consejo del Movimiento Ciudadano, otro de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, además de uno de Hostetur, de la asociación de Comerciantes del Casco Histórico, otro de la asociación Amigos Patios y uno de los cuidadores de patios Claveles y Gitanillas. A ellos hay que sumar que en la Comisión se integrará a un representante de la Agrupación de Cofradías.
La composición viene realizada por un informe previo realizado por el Consejo del Movimiento Ciudadano y contaría, además, con representación de las áreas municipales de Promoción de la Ciudad, Seguridad, Infraestructuras, Movilidad, Imtur, Sadeco y la Gerencia de Urbanismo, “sin perjuicio de que puedan asistir a las convocatorias, otros servicios municipales dependiendo de lo que vaya demandando la propia Comisión”, explicaba Doblas. La presidencia recaería en uno de los representantes de la ciudadanía, mientras que la secretaría será para un miembro del funcionariado municipal. Su duración era de seis meses prorrogables.