El tributo de la banda de la Esperanza a la Virgen de la Cabeza


La formación ofrece un concierto en la parroquia de San Francisco, para celebrar los diez años en que la formación lleva poniendo sus sones a la 'Morenita'

esperanza
Virgen de la Cabeza./Foto: Eva M. Pavón

En la tarde-noche de este viernes tendrá lugar un concierto muy especial. Con carácter extraordinario, la Banda de Música María Santísima de la Esperanza de Córdoba ofrecerá un recital, con motivo del décimo aniversario poniendo sus sones a la Virgen de la Cabeza. El mismo se celebrará, a las 21:30 horas en la Parroquia de San Francisco y San Eulogio, y también estará dedicado a las otras dos cofradías de la parroquia (Caridad y Huerto), que asistirán a esta simbólica cita.
Uno de los componentes de la banda, el compositor Alfonso Lozano, explicaba en el programa de este jueves de La Voz de las Cofradías que “vamos a realizar el concierto en tres partes. La primera dedicada a la Esperanza, porque creo que tiene mucha vinculación con la Cabeza. De hecho, una de ellas es Tras tu verde manto, de Rafa Wals que, aunque está dedicada a la Esperanza, cada primer domingo de mayo tocamos tras el verde manto de la Virgen de la Cabeza”.
Otra de las marchas que se interpretarán esta noche será Una oración a la Virgen, de José Manuel Bernal, y Aires de Esperanza, de Pablo Martínez Recio, que “es un joven componente de nuestra banda que está teniendo mucha proyección”, ha explicado Lozano. A ello hay que sumar que, en la segunda parte del concierto, se van a interpretar dos marchas dedicadas a las Siete Palabras de Sevilla, “una hermandad cuya advocación mariana es la Cabeza”: Pasan los CampanillerosVirgen de la Cabeza, de Pedro Morales. Esta última es “una novedad para nuestra formación. Ya que Morales falleció recientemente y hemos querido tener un recuerdo para él”. En la tercera parte del recital “se interpretará un repertorio íntegro dedicado a la Morenita“.
Se trata, en definitiva, de una oportunidad para disfrutar de un concierto de gran nivel en el que, como es costumbre en la Esperanza, cada pieza tiene un estudiado sentido.