El homenaje más especial a Medina Azahara


La Cruz de Mayo del Resucitado hace un guiño a la candidatura de la ciudad palatina, que aspira a convertirse en Patrimonio de la Humanidad

medina
Cruz de Mayo de la hermandad del Resucitado, que homenajea a Medina Azahara./Foto: Jesús Caparrós

Si la Batalla de las Flores, que se está librando este domingo con el lanzamiento de más de 90.000 claveles en el Paseo de la Victoria, tiene como objetivo apoyar la candidatura de la antigua Ciudad Califal de Medina Azahara como Patrimonio Mundial de la Unesco; no es menos cierto que este logro es el objetivo de buena parte de las personas, colectivos y asociaciones cordobesas. Y las hermandades tampoco han sido ajenas.

En concreto, la hermandad del Resucitado rinde homenaje estos días a la candidatura de Medina Azahara ante la Unesco. Y lo hace en su Cruz de Mayo, donde a los pies de ésta se halla el icónico cervatillo de la ciudad palatina (la cierva es un pequeño surtidor de agua de bronce, que está datado entre los años 950 – 1001, en época del Califato Omeya). Una clara muestra de defensa del patrimonio de la ciudad. Material e inmaterial, ya que, en 2017, la cofradía que dirige Francisco Ruiz Abril realizaba su particular tributo al inolvidable torero corodobés, Manuel Rodríguez Manolete, en su centenario.
Pero los homenajes del Resucitado no se han detenido ahí y, en una de las fachadas laterales de la Plaza Conde de Priego, ésta se viste de alta literatura. Concretamente, con algunos de los poemas del inolvidable Pablo García Baena. El literato cordobés, tan apegado a las devociones históricas de la ciudad, fallecía hace unos meses y la cofradía de Santa Marina ha querido tenerlo muy presente de la mejor forma posible, a través de la palabra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here