Un vestidor muy especial para la dolorosa del santuario de Linares


El hermano mayor del Rayo, Carlos Areebola, viste por primera vez a la dolorosa que se halla en el santuario de la Virgen de Linares

Linares
Dolorosa vestida por Carlos Arrebola./Foto: LVC

El santuario de la Virgen de Linares luce estos días una imagen muy especial. Y es que la dolorosa, perteneciente a la extinta hermandad del Nazareno que actualmente preside el vía crucis de Linares, ha sido ataviada por primera vez por el hermano mayor del Rayo, Carlos Arrebola.

 
La imagen es la primera, de tamaño natural, que viste Arrebola y fue conocida como Nuestra Señora de las Penas, siendo restaurada por Juan Martínez Cerrillo. La Virgen se halla en una capilla anexa a la de planta rectangular cubierta con bóveda de cañón con lunetos y con dos altares, uno de ellos con la imagen de Jesús Nazareno de bastante valor artístico, cuya procedencia se cree que proviene del desaparecido convento de las Dueñas. Durante muchos años tuvo una hermandad que, en los días de Semana Santa, le rezaba procesionando a la imagen en un vía crucis hasta el monte cercano, que desde entonces se conoce por Cerro de Jesús. El retablo tiene una inscripción en la que se dice que fue dorado y pintado a expensas de don Pedro de Heredia en el año 1801. En el siguiente testero se venera una imagen de vestir de Nuestra Señora de los Dolores, de autor desconocido, si bien la expresión de su rostro refleja con bastante acierto el significado de su advocación.
La Virgen presenta un atavío de corte clásico. En el mismo se pueden apreciar los referentes en el arte de vestir dolorosas de Arrebola, Pepe Garduño y Eduardo Heredia, como él mismo confiesa.