El obispo a las madres universitarias: "No han cedido a la presión y ahora gozan de su criatura"


obispo
Demetrio Fernández./Foto: Jesús Caparrós

El obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, ha alabado a aquellas “mujeres jóvenes universitarias, contra viento y marea, han adoptado la postura contracultural de aceptar al hijo de sus entrañas, no han cedido a la presión homicida y ahora gozan de su criatura, que no cambiarían por nadie ni por nada en el mundo”. Ha sido en su carta semanal, titulada Pascua es la fiesta de la vida, de la vida eterna. En ella, el prelado ha subrayado que “la resurrección de Cristo es fuente de alegría en el mundo entero. Nada ni nadie podrá arrebatarnos esta alegría, porque es irreversible en Jesús y en todos los que creen en su nombre”.
“La fiesta de la Pascua coincide con la Jornada por la Vida”, ha recordado el obispo. Éste ha destacado que “la vida es un don de Dios desde su concepción en el seno materno”. En este sentido, el prelado ha puesto de relieve que “una nueva vida merece todo el respeto del mundo, porque es sagrada”. En consecuencia, Demetrio Fernández ha advertido de que “no podemos ni debemos acostumbrarnos al aborto, que se realiza a escalas kilométricas en nuestro entorno”. Y ha puntualizado que “el derecho a decidir choca frontalmente con el derecho a la vida, y debe prevalecer éste sobre el otro”.
En atención a ello, el obispo ha subrayado el hecho de que la Escuela de Magisterio de la Iglesia en Córdoba haya promovido el premio Madre y Maestra de vida, que “ha suscitado su correspondiente polvareda”. Por ello, el prelado ha explicado que de lo que se trata es de “premiar a aquellas mujeres jóvenes, que en el uso de su libertad deciden acoger la vida que ha brotado en un embarazo imprevisto”. No en vano, Demetrio Fernández ha recordado que “toda la sociedad se les echa encima, casi todos la incitan a abortar para quitarse el problema de en medio: profesionales de la salud, familiares, amigos, etc”. Ello basándose en “la cultura de la muerte que se ha extendido como pólvora entre nosotros, es muy difícil asumir la viabilidad de ese embarazo, que traerá al mundo una nueva criatura”.
“Al premiar esto, que no deja de ser un gesto heroico en nuestros días, no faltan quienes se rasgan las vestiduras por contradecir el pensamiento único y lo políticamente correcto”, ha aseverado el obispo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here